Los demócratas inician el jueves el segundo día de argumentos en el histórico juicio político que tiene lugar en el Senado de Estados Unidos y con el que buscan la destitución del presidente Donald Trump.

El desafío del equipo de gestores demócratas incluye convencer a senadores republicanos escépticos para condenar a Trump y al público estadounidense profundamente dividido sobre el presidente en un año electoral.

El equipo dirigido por el representante Adam Schiff, presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, acusa a Trump de abuso de poder y de obstruir la investigación en el Congreso.

En el primer día de argumentos el miércoles, los demócratas del Congreso acusaron a Trump de diseñar “un esquema corrupto” para presionar a Ucrania a investigar a su principal rival electoral en 2020, el exvicepresidente Joe Biden.

El representante de la acusación de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, demócrata de California, sostiene documentos redactados mientras habla durante el juicio de destitución contra el presidente Donald Trump.
SEE ALSO:

Demócratas apelan a republicanos escépticos para condenar a Trump

En el primer día de apertura de argumentos ante los 100 senadores estadounidenses que sopesan si Trump debe ser destituido, el congresista Adam Schiff dijo que la votación sobre los artículos de juicio político decidiría la posición de Estados Unidos en todo el mundo.

Los gestores del juicio político argumentan que la culpabilidad de Trump es evidente.

“El presidente Trump retuvo cientos de millones de dólares en la ayuda militar a un socio estratégico en guerra con Rusia, para asegurar la ayuda extranjera para su reelección. En otras palabras, para hacer trampa. De esta manera, el presidente usó los poderes estatales oficiales disponibles solo para él, y no está disponible para ningún oponente político, para aprovecharse en una elección democrática”, dijo Schiff el miércoles.

Los demócratas dicen que aún hay más pruebas por descubrir, pero fracasaron en su intento inicial el martes de obligar al líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, a llamar a testigos al comienzo del juicio.

“Lo primero que vio el pueblo estadounidense, cuando sintonizaron el juicio político del presidente Trump, fue que los senadores republicanos votaron en contra de tener un juicio justo con evidencia relevante. El juicio político del presidente Trump comienza con una nube sobre él, nube de injusticia”, expresó Chuck Schumer, líder de la minoría demócrata en el Senado.

El resultado de ambas encuestas fue dado a conocer el miércoles, y se realizó entre 17 y el 22 de enero, y resume que “la opinión pública de EE.UU. se ha movido poco desde que la Cámara de Representantes de lanzó el impeachment a Trump a mediados de diciembre.
SEE ALSO:

Mayoría de estadounidenses quiere testigos en juicio a Trump: Encuesta Reuters/Ipsos

McConnell dijo que no se tomará ninguna decisión sobre los testigos hasta que terminen los argumentos iniciales, pero podría terminar inclinándose ante la mayoría de los estadounidenses que desean que se llame a los testigos.

“Él entiende que, si parece un juicio falso, eso sería malo desde el punto de vista de la opinión pública y que podría ser perjudicial para el partido en noviembre. Por lo tanto, quiere que parezca un juicio en el sentido de que hay declaraciones iniciales de cada lado y los senadores tienen la oportunidad de hacer preguntas. Pero, por supuesto, no quiere que el juicio continúe indefinidamente, y quiere que haya una absolución al final”, dijo Darrell West, analista político en Brookings Institution.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí