Barcelona.- El director británico de origen estadounidense Terry Gilliam, a quien la Filmoteca de Cataluña dedica desde este martes un ciclo retrospectivo, ha dicho en Barcelona que «ver cine en un móvil es tergiversar la idea de la gran pantalla».

Gilliam, que en sus orígenes formó parte del grupo cómico Monty Python, ha reconocido que, «si estás sentado en casa cerca de la tele, puedes sentirte como si estuvieras en una sala de cine, y esa tendencia de ver cine en la televisión no parará, pero la experiencia de ir a un cine a oscuras, acompañado de más gente, es una experiencia diferente de estar en casa con una cerveza en la mano».

Admite Gilliam que en la actualidad la gente ve cada vez más el cine en la televisión y reconoce que algunas de las películas que ha visto en la televisión «eran mejores que algunas de las que ganaron los Óscar».

Ha añadido que una de las cosas que le preocupan es «que se pierda la experiencia de la comunidad, y las nuevas tecnologías, las redes sociales, los videojuegos tienden a dividir».

El director de «Brazil» o «El rey pescador» ha dicho que no hace ascos a trabajar con las nuevas plataformas y, de hecho, ha recordado, «Amazon financiaba inicialmente el proyecto de ‘Don Quijote’ hasta que se retiró».

Con su habitual sentido del humor, ha comentado que recientemente vio en un artículo de «Hollywood Reporter» que era productor ejecutivo de una versión televisiva de «Time Bandits» (Los héroes del tiempo). «Y debe ser verdad e incluso ya me han dicho ahora quién la dirigirá y quién escribirá el guión», ha apuntado.

Ha confesado que recientemente vio casi de corrido la serie «Breaking Bad» o «Babylon Berlin»: «Es una experiencia diferente de ir al cine, pero, si hay un buen guión y buenos actores, nada que objetar, porque lo que importa es que sea una buena historia y no tanto si ganan un Óscar».

Preguntado sobre las posibilidades que el mundo actual habría abierto a los Monty Python, Gilliam ha indicado que «el mundo actual está más allá de cualquier sátira posible, no se podrían hacer casi ni bromas, es la época más deprimente de mi vida y estoy a la espera de qué puede pasar e intentar sobrevivir».

Y añade: «¿Cómo puedes satirizar a Trump, cuando él mismo es una sátira?».

Gilliam ha concluido parafraseando «La vida de Bryan»: «La pregunta ya no es qué han hecho los romanos por nosotros, sino qué ha hecho Trump por nosotros».

El cineasta, de 78 años, se ha sentido honrado por la retrospectiva de la Filmoteca que comienza este martes con la proyección de «Lost in la Mancha» y «El hombre que mató a Don Quijote», «el gran fracaso de 2000 y el gran éxito de 2018», ha resumido.

No se siente un Don Quijote por haber dedicado los últimos treinta años al quijotesco proyecto, pues «como escribía Cervantes, había momentos álgidos y las caídas de los sueños», y al final ha conseguido sobrevivir, a diferencia de lo que le pasó al personaje.

A pesar de que habitualmente no mira sus películas una vez acabadas, Gilliam considera que «una de las características que comparten es que sus personajes se niegan a aceptar los límites de la realidad, todos tienen su punto de locura» y ya en broma ha reproducido las palabras de su mujer, que dice: «Hago siempre la misma película y sólo cambio el vestuario». EFE

jo/gb/ram

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here