Santo Domingo,.- República Dominicana entregó este viernes a agentes (US. Marshall) de EE.UU. a un puertorriqueño vinculado a una estructura criminal conocida como Las FARC, aunque diferente a la antigua guerrilla colombiana, a la que se le atribuyen varios asesinatos y otros delitos en Puerto Rico.

Oficiales de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) y miembros del Ministerio Público dominicano hicieron entrega de Fernando Hilario Figueroa (alias Playita o el Boti), señalado en ese país como integrante de la red que lidera el prófugo Vladimir Natera Abreu, informó el organismo antidroga en un comunicado.

Un avión de matrícula estadounidense llegó al país por la Base Aérea de San Isidro (Santo Domingo) a buscar al extranjero, que fue deportado este viernes a la vecina isla, escoltado por agentes federales, para que responda por las acusaciones en su contra.

«La aeronave despegó de la terminal de San Isidro a las 13.54 hora local (17.54 GTM) de este viernes» señala la nota.

Figueroa, de 30 años, fue apresado la semana pasada por las autoridades dominicanas en una intervención realizada en la comunidad de la Cuaba, en el Vacacional Matua, del kilómetro 22 de la autopista Duarte.

El pasado 20 de febrero, un gran jurado federal del Distrito de Puerto Rico presentó acusación contra 75 presuntos integrantes de la banda por tráfico de drogas, entre ellos Figueroa, y otras dos personas identificadas como Janelys Delgado Rey y Alexis Cabrera, también detenidos por las autoridades dominicanas.

En la acusación se alega que la organización operaba desde 2006 en barrios residenciales donde distribuía sustancias como crack, heroína, cocaína, marihuana, oxicodona (conocida como Percocet) y alprazolam (conocida como Xanax), según determinaron las investigaciones, que comenzaron en 2016.

Esta organización de narcotráfico era conocida como «Las FARC» (Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cantera), que desarrollaba sus actividades en el área de Santurce de la capital puertorriqueña «mediante el uso de la fuerza, amenazas, violencia e intimidación», y que también enviaba drogas al territorio continental estadounidense.

La operación recibió el nombre de «cocodrilo» puesto que durante la investigación se descubrió que los restos de las víctimas de la banda «se los tiraban a los caimanes», según indicó hace dos semanas la fiscal federal de Puerto Rico, Rosa Emilia Rodríguez, quien señaló que «hay personas (integrantes de la banda) que están en República Dominicana».

La DNCD informo de que, junto a otros organismos de inteligencia, continúan las investigaciones para detener y entregar a las autoridades de Puerto Rico a otros integrantes de esta red que, según informes, estarían en el país.EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here