Washington,- Una jueza de EE.UU. condenó este viernes a dos años de cárcel a una expolicía blanca que el año pasado desenfundó supuestamente “por error” su arma reglamentaria en lugar de su pistola paralizante durante un control de tráfico y mató al afroamericano Daunte Wright.

En una sala en silencio, la jueza Regina Chu determinó que Kim Potter, que trabajó durante 26 años para la Policía de Brooklyn Center (Minesota), ha demostrado que está “profundamente arrepentida” y debe ser condenada a una multa de mil dólares y dos años de cárcel, lejos de los entre 6 y 8,5 años que reclamaban los fiscales.

De los dos años de pena, Potter tendrá que pasar 16 meses en prisión y podrá cumplir el resto de la condena en libertad condicional si tiene buena conducta, explicó Chu.

La magistrada consideró que Potter cometió un “trágico error” cuando el 11 de abril de 2021 confundió su arma de fuego reglamentaria con una pistola paralizante de descargas eléctricas o táser durante un control de tráfico, en el que Wright se resistió a ser arrestado.

Potter, de 49 años, escuchó la sentencia de pie aún visiblemente compungida después de haberse dirigido minutos antes a la familia de Wright para pedir perdón por la muerte del joven de 20 años.

“Mi corazón está roto, estoy devastada por ustedes. Rezo por Daunte (Wright) y por todos ustedes varias veces cada día. Rezo para que ustedes puedan perdonarme algún día porque el odio es tan destructivo”, dijo la expolicía entre sollozos mirando a la familia.

Se dirigió expresamente a la madre del joven, Katie Bryant, quien este viernes en la corte había reprochado a la acusada que ni siquiera le hubiera mirado durante el juicio.

“Katie, entiendo lo que es un amor de madre, y siento mucho haber roto tu corazón. Mi corazón está roto por todos ustedes. Antes dijiste que no te miré durante el juicio. Y es porque creo que no tengo derecho a hacerlo. Ni siquiera tengo derecho a estar en la misma habitación que tú. Siento haberte hecho tanto año”, afirmó.

La familia había pedido la sentencia máxima para la expolicía por el daño que sufren cada día al haber perdido a uno de los suyos.

Uno a uno, fueron hablando este viernes en la corte la madre, el padre, el hermano y la hermana de Wright, así como Chyna Whitaker, que tuvo un hijo con el fallecido y quien dijo sufrir terror cada vez que la Policía para su vehículo para hacer un control de tráfico porque teme morir ella también.

“Cada vez que paran mi vehículo, tengo miedo de cometer algún error y de que todo vaya mal”, describió Whitaker entre lágrimas.

El juicio ha estado cargado de emociones y ha captado la atención de Estados Unidos. A la corte llegaron incluso cientos de cartas en apoyo de Potter, que fueron revisadas por la jueza que dictó sentencia.

La muerte de Wright fue grabada en video y provocó fuertes protestas. Además, ocurrió cerca de una ciudad -Mineápolis- que en ese momento tenía los ánimos en plena tensión por el juicio al policía blanco que mató en mayo de 2020 al afroamericano George Floyd.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí