Atenas- Cada campo de refugiados de Grecia ha visto pasar en los últimos años a decenas de miles de personas buscando asilo y, con ellos, a voluntarios con el deseo de ayudar. ‘El nieto’, la nueva película de Nely Reguera, cuenta la historia de una de ellas.

Interpretada por la actriz Carmen Machi (Madrid, 1963), Marisa es una doctora recién jubilada que ve alejarse su deseo de ser abuela y decide viajar a Grecia para colaborar como voluntaria en un campo de refugiados, donde choca con la realidad.

Según dijo Machi a Efe, la cinta “habla de la amistad y de la necesidad de ayudarnos unos a otros, algo que va más allá del lugar en el que nos encontramos y creo que es lo que la hace interesante y diferente”. Su personaje es “una persona desubicada en un lugar donde lo que prima es la supervivencia”.

El rodaje de esta coproducción entre España y Grecia lleva varias semanas en el país heleno y para Machi, los retos de grabar en pandemia, unidos a que tienen que pasar por el griego, el árabe y el inglés para llegar a la grabación en castellano convierten el rodaje en “una heroicidad, pero lo estamos consiguiendo”.

Quizá el elemento más singular de la nueva película de Reguera, directora de “María (y los demás)” (2016), es que ha podido grabarse en un campo de refugiados real, el de Malakasa, a unos 40 kilómetros al norte del centro de Atenas.

“A mí me gusta dejarme llevar por los acontecimientos y aquí están en primer grado. Estás en contacto continuamente con la situación que ellos viven. Es cierto que los niños, como tienen esta capacidad de adaptación y supervivencia tan enorme, encuentran sus maneras de sobrevivir dentro de sus juegos, pero la realidad es dura”, explica Machi.

Itsaso Arana (Tafalla, 1985), que protagonizó y coescribió ‘La virgen de agosto’, nominada a los premios César de la Academia francesa de cine por mejor película extranjera, interpreta a Caro, la coordinadora del grupo de voluntarios, y cree que el campo es la mitad de su personaje.

“Rodar aquí va a dotar a la película de una verdad y una hondura que sería muy difícil obtener en cualquier otro lugar donde no se estuviera respirando y viviendo esta atmósfera con tanta gente que ha vivido tantas pérdidas”, cuenta Arana y destaca que el tono de la cinta es “muy particular” porque no se deja llevar por el dramatismo sino que muestra con ligereza la vida cotidiana en el campo.

Malakasa, a los pies del monte Parnés, es un escenario privilegiado para una película que, aunque Machi recalca que no pretende ser un documental, esta imbuida de la realidad del día a día de las cerca de 2.000 personas que viven ahí.

En su gran mayoría de origen afgano (92,2 %), centenares de contenedores, algunos más recientes y otros tan asentados que están rodeados de pequeños porches y jardines, entre los refugiados alojados en Malakasa destaca la gran cantidad de niños y niñas.

El 38 % de su población son menores y, como su propio nombre indica, en ‘El nieto’ tiene mucho peso uno de estos niños que han llegado y crecido en campos de refugiados griegos en el último lustro.

Ahmed, interpretado por Hamam Aldarweesh Almanawer, un niño sirio de 8 años, es la contraparte de Marisa, con el que surge una conexión que va más allá de las barreras culturales.

“La vida se le enreda un poco porque tiene una especie de idilio con un niño y entra en una sintonía con él muy especial. Siente que tiene que hacer algo por él pero, realmente, creo que está haciendo algo por ella, que también ocurre bastante”, resalta Machi.

Hamam, que está tan cómodo en el set que mira atento al monitor de dirección mientras se graban las escenas en las que no participa, no fue la primera opción para interpretar a Ahmed. El niño que lo iba a hacer ya no está en Grecia, pues fue reubicado junto a su familia en Alemania.

Así la búsqueda de ‘El nieto’ comenzó de cero entre los refugiados que contrataron de otro campo cercano, pues el Gobierno griego no les permitió hacerlo con los alojados en Malakasa, a fin de evitar fricciones por posibles tratos de favor.

En una extraña coincidencia, una vez comenzado el rodaje Hamam y su familia recibieron la misma noticia. Un terremoto para la producción pero una alegría inmensa para ellos, pues es algo que desean la mayoría de los que llegan a Grecia con la esperanza de ser acogidos en el norte de Europa, aunque finalmente decidieron posponer el comienzo de su nueva vida hasta terminar la producción.

Ana Mora Segura

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí