Roma,- El Gobierno italiano evitó tomar medidas más duras para frenar los contagios a pesar de que la curva se ha disparado en las últimas semanas y pasó la responsabilidad a los alcaldes para que cierren las áreas más concurridas del ocio nocturno, lo que no ha gustado a muchos regidores.

Los regidores podrán tomar esta medida a partir de las 21.00 locales (19.00 GMT) si detectan que en un zona determinada se genera una aglomeración de personas, como en las áreas de ocio nocturno, según el último decreto aprobado este domingo por el presidente del Gobierno, Giuseppe Conte.

El nuevo decreto, válido hasta el 13 de noviembre, llega cuando Italia registra unas cerca 11.000 infecciones diarias, pero se evitaron “toques de queda” o cierre de actividades.

La única nueva modificación al otro decreto aprobado el pasado 13 de octubre, es que desde ahora los restaurantes, heladerías, bares, pub o bares que no tengan mesas para el servicio deberán cerrar a las 18.00 (16.00 GMT)

En el anterior decreto, se obligaba a cerrar restaurantes y bares antes de la medianoche, algo que sigue vigente, y a las 21.00 horas en caso de que no tengan servicio de mesa.

Con esta nuevo decreto, la responsabilidad de los cierres de las zonas que frecuentan sobre todo los jóvenes durante la noche, pasa a los alcaldes, que han reaccionado con rechazo.

“El Gobierno quiere descargar la responsabilidad del toque de queda a los alcaldes. No es posible que los alcaldes cierren las plazas y las calles de la vida nocturna. Los alcaldes no pueden controlar esto, por eso hemos exigido que la palabra alcalde desaparezca del texto del decreto”, afirmó Antonio Decaro, regidor de Bari y presidente de la Asociación de los Ayuntamientos Italianos (ANCI) en declaraciones hoy a Radio Capital”.

“¿Habrá Policía para controlar las áreas públicas donde se prohibirá la entrada y para diferenciar a los vecinos de los clientes de los locales? ¿No se moverán los ciudadanos de una plaza a otra? En momentos difíciles, las instituciones asumen la responsabilidad, no trasladan la responsabilidad a otras instituciones con las que deban cooperar lealmente”, agregó Decaro.

Para el alcalde de Tarento (sur), Rinaldo Melucci, “no es correcto, después de tantas discusiones, colocar la responsabilidad de los toques de queda reales frente a la opinión pública a los administradores locales”.

Melucci observó que cumplir esta regla “es simplemente imposible, por lo que conviene rectificarla de inmediato”.

Lo mismo opinó la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, que afirmó que no se pueden cumplir estas restricciones porque a los municipios faltan “los instrumentos adecuados, como las fuerzas del orden para realizar controles”.

Otra de las medidas que provocará polémica es la de que las lecciones en las escuelas de primaria seguirán siendo presenciales, al considerarlas “un activo fundamental”, pero ya desde secundaria se organizarán entradas por turnos y se prevé que se acuda al colegio a partir de las 9.00 horas, lo que será un grave problema para los padres y su conciliación laboral.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.