Por Cristhian Jiménez

Imagino a Danilo Medina en su “cuarto de guerra” como genio en laboratorio o artista en “trance”, con horario extraviado hasta para alimentarse, al mando de la campaña presidencial de su candidato, Gonzalo Castillo.

Es probable que el mandatario, obsesivo en la carpintería política para alcanzar sus propósitos, quiera evitar tomar prestada una frase, como hizo Balaguer en la derrota de l978, atribuida a la sultana Aixa, en reproche a su hijo el rey Boabdil al entregar Granada, el último reducto musulmán en España: “llora como mujer lo que no supiste defender como hombre”. El líder reformista se tomó una licencia y pluralizó, pese a que sus seguidores subvirtieron todas las normas y los militares patrullaron con atuendos rojos y al final interrumpieron el conteo de votos en la Junta Central Electoral.

Los procesos electorales que podrían poner fin a prolongados mandatos presidenciales o de dominio de un partido suelen ser violentos, ásperos, de todo o nada, con amenazas y sobre todo muchos temores, que a veces conducen a peligrosas aventuras.

Aquellas elecciones pusieron fin a tres mandatos consecutivos reformista y hora se intenta frenar la pretensión peledeista de llegar a un quinto sin pausa. Claro, los contextos son diferentes.

Las restricciones oficiales por la aparición de la pandemia limitan la libre circulación y libertad de reuniones de candidatos y partidos, fundamentalmente de la oposición, también han evitado los tradicionales encontronazos entre adversarios y su secuela de muertes.

Esto, sin embargo, no ha evitado la creciente tensión que se respira en el ambiente electoral con denuncias de parte de la oposición y sectores de la sociedad civil acerca del manejo político de la crisis sanitaria y sobre uso de fondos públicos. Se privilegian acusaciones de corrupción contra el candidato presidencial oficialista.

También te podría interesar:   Elecciones con salvoconductos

El partido de gobierno, en un impresionante arranque de audacia asume los temas de narcotráfico y lavado de activos para arremeter contra el PRM, opositor puntero, tras ser pedido en extradición por Estados Unidos  Yamil Abreu Navarro, exdirector de la Junta Municipal de Las Lagunas, en Azua, vinculado a una red internacional con mando en el cartel de Sinaloa.

Una llamativa incursión del Comité Político del PLD en rueda de prensa y la organización llevó el tema ante la JCE.

El PRM reaccionó a la defensiva al plantear el absurdo de someterse ambos partidos a una investigación de la DEA y el FBI, aunque luego ripostó refiriendo casos que se han vinculado a figuras del PLD y el gobierno como los de Quirino, César El abusador, Figueroa Agosto, entre otros.

Evidentemente que es una perversidad que un asunto tan serio se convierta en simplón tema electoral de distracción, olvidable al día siguiente de las votaciones definitivas, y que no se asuma con la seriedad que amerita porque lo cierto es que el narcotráfico envilece barrios y permea casi todas las instituciones, en especial a los partidos políticos.

Por audios que se han puesto a circular en las redes, se evidencia que el tema se intentará mantener, aunque la semana abre con encuestas que se han pretendido descalificar desde hace semanas y temores de que el gobierno y el PLD fuerzan la abstención electoral con la manipulación de informaciones sobre el Covid-19.

Desconozco quién será el Roger Stone, en el PLD o si hay algún refuerzo desde prisiones domiciliarias en el exterior o si Medina en su bunker opta por Otto von Bismarck:

También te podría interesar:   Francia reabrirá sus fronteras exteriores del espacio Schengen el 1 de julio

“La gratitud y la confianza no pondrán a un solo hombre de nuestro lado; solo el miedo lo hará, si lo usamos con habilidad y cautela”.

Nota: El autor es experimentado periodista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí