Madrid, .- El cuadro “Retrato de caballero” atribuido a Velázquez ha sido subastado en Madrid por 3,5 millones de euros (casi 3,9 millones de dólares), una cantidad algo superior a los entre 2,5 y 3 millones de euros en los que la casa de subastas Abalarte había cifrado su precio.

La obra, subastada ayer, perteneció a la colección de los Vizcondes de Roda y fue declarada inexportable en 2004 por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

El cuadro ha sido atribuido a Velázquez por varios especialistas, aunque también otros han puesto en duda su autoría. La pieza es un retrato al óleo de 33 × 23 centímetros, está en “buen estado” de conservación y fue realizado en el primer cuarto del siglo XVII.

Es probable que sea un fragmento de una obra mayor. Con estilo sencillo y austero, representa una figura de busto sobre un fondo neutro oscuro, con el rostro de tres cuartos de perfil y la mirada girada hacia el espectador.

Está cortado por los cuatro lados, una manipulación que debió de ser hecha cuando el cuadro fue reentelado, según ha explicado la casa de subastas.

El 29 de mayo de 2007 el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid publicó su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC), en el que se declaraba que “se puede considerar una obra de notable calidad, pese a no poderla atribuir de manera unánime a Velázquez”.

Un año antes, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando emitió un informe a favor de la declaración como Bien de Interés Cultural de la obra, “dada la calidad de la misma, y sin entrar a discutir la atribución al citado pintor sevillano”.

Entre los expertos que defienden su autoría se encuentran Carmen Garrido, entonces conservadora jefe del Gabinete Técnico del Museo del Prado, que informó en noviembre de 2004 de que al comparar la pintura con el retrato de Francisco Pacheco de Velázquez (Museo del Prado) observaba similitudes tanto en la permeabilidad a los RX como en la tela y los materiales que empleaba el pintor.

En 2003, Javier Portús, conservador del Museo del Prado, afirmó sin embargo que se trata de una pintura que presenta numerosos problemas en cuanto a su construcción y su autoría, ya que “la comparación con cuadros de Velázquez de los años cercanos a 1620 revela más diferencias que similitudes”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí