Moscú,- Las principales aerolíneas rusas, como Aeroflot, S7 o Ural, han acudido o acudirán en los próximos días al Gobierno ruso para recibir subsidios millonarios para paliar el impacto que tienen en su industria las restricciones impuestas para frenar la propagación del coronavirus.

Aeroflot ha registrado la solicitud correspondiente ante la Agencia Federal de Transporte Aéreo para poder acceder a subsidios para los meses de febrero a abril.

La aerolínea S7, que se convirtió recientemente en la más grande en Rusia en términos de pasajeros transportados dentro del país en abril, hará lo propio ante la agencia federal la próxima semana.

Ural, a su vez, espera recibir más de 2.000 millones de rublos (25 millones de euros o 27 millones de dólares) en subsidios.

El pasado 15 de abril, el presidente ruso, Vladímir Putin, anunció una ayuda de emergencia de 23.400 millones de rublos (293 millones de euros o 317 millones de dólares) para ayudar a las aerolíneas.

Estas pueden gastar los subsidios en salarios para el personal (al menos el 60 % del total), pagos de arrendamiento de los aviones (hasta el 30 %) y el desembolso para el aparcamiento (hasta el 10 %), según la Agencia Federal de Transporte Aéreo.

Parte también puede ser destinada a afrontar gastos de actividades operativas y de mantenimiento.

Además de las ayudas estatales, las grandes aerolíneas rusas, como empresas estratégicamente importantes, pueden solicitar créditos a una tasa reducida con una garantía del Estado para la mitad del endeudamiento.

Putin dijo el pasado día 13 que el tráfico aéreo interno ha caído un 88 % en Rusia, en tanto que el internacional ha disminuido en más de un 90 %, dado que el país mantiene cerradas sus fronteras y solo permite vuelos de repatriación de rusos atrapados en el extranjero.

El presidente también ha prometido una ayuda inicial de 10.100 millones de rublos (126 millones de euros o 136 millones de dólares) para apoyar a los aeropuertos.

Sin embargo, la ayuda prometida por el Gobierno a las aerolíneas es muy inferior a las pérdidas que sufrirán debido a la pandemia, de acuerdo con cálculos de expertos.

Según predijeron a mediados de marzo expertos de la consultora Bain & Company para el grupo mediático RBC, el cierre de las rutas internacionales supondrá para las aerolíneas rusas una reducción en sus ingresos de unos 360.000 millones de rublos (4.911 millones de dólares) hasta finales de otoño.

Esto equivale aproximadamente a todos los ingresos por vuelos internacionales de la principal aerolínea rusa, Aeroflot, en 2019.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí