Santo Domingo,  (EFE).- Un total de 8,660 efectivos la Policía y las Fuerzas Armadas reforzarán los servicios existentes en todo el territorio nacional para garantizar el orden y la seguridad con la activación del operativo “Semana Santa Tranquila 2015”.

De esta forma, “el cuerpo del orden refuerza, en todos los aspectos, la capacidad de prevención y respuesta ante cualquier eventualidad”, explicó hoy el jefe de la Policía, Manuel Castro Castillo, durante un acto celebrado en la explanada frontal del Palacio de la institución, en el que ofreció los detalles del operativo.

En este periodo, “se instalarán servicios de prevención y disuasión del delito en distintos puntos identificados como vulnerables, así como en zonas residenciales, plazas comerciales, o terminales de transporte público, entre otras, para garantizar la seguridad de los ciudadanos”.

Para incrementar la capacidad operativa, se han conformado 38 equipos móviles, que operarán las 24 horas del día durante el asueto de la Semana Mayor.

Castro Castillo informó de que los agentes del orden “estarán apostados en los alrededores de centros de ventas de bebidas alcohólicas y controlarán la comercialización en los lugares de esparcimiento, playas, ríos y conciertos públicos”.

El personal de servicio “tiene instrucciones de retener las armas de fuego que sean portadas por ciudadanos en lugares públicos, en especial playas, balnearios, bares, colmadones y discotecas”, medida que se extiende a los miembros de instituciones militares y Policía “que no estén en servicio”.

Los agentes desplegados en todo el territorio nacional tendrán presencia en centros de venta de bebidas alcohólicas, controlando su comercialización en las playas, piscinas, ríos y otros espacios públicos.

En cuanto al dispositivo de seguridad vial, se han desplegado 2,377 agentes de la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET) quienes, junto a 1,500 miembros de la Comisión Militar y Policial del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones “cubrirán los puntos críticos identificados como vulnerables a accidentes de tránsito”.

Además, “se brindará asistencia vial a vehículos con desperfectos o accidentados en las carreteras, mientras que personal policial visitará las principales terminales interurbanas de transporte público, con el fin de revisar los neumáticos y condiciones de los vehículos”.

El personal de la AMET y del MOPC llevará a cabo “el tradicional carreteo donde sea necesario, para evitar accidentes”, añadió el jefe de la Policía.

Otra medida que será implementada es la restricción de la circulación de vehículos pesados, desde mañana a las 12 del mediodía hasta el lunes a las 6:00 de la mañana, con excepción de vehículos que transportan combustibles, productos perecederos y servicios de emergencia.

Además, que no se permitirá llevar pasajeros en la parte trasera de camionetas o vehículos abiertos y también se actuará para evitar que los usuarios de motocicletas transiten desprovistos de sus respectivos cascos protectores y para que solo transporten a una persona como pasajero.

El operativo de prevención y seguridad ciudadana se realiza en coordinación con el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) y otros organismos de socorro y seguridad, e integran diferentes instituciones gubernamentales.

Castro Castillo dijo que “la acción policial y de las Fuerzas Armadas constituye un importante apoyo para complementar los servicios preventivos y las operaciones que a diario realiza la Policía”. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí