Río de Janeiro,- Brasil, actual epicentro global de la pandemia de la covid, registró en las últimas 24 horas 1.127 nuevas muertes y 43.812 nuevos contagios de coronavirus, con lo que ahora supera las 278.000 víctimas y roza los 11,5 millones de casos, informó este domingo el Ministerio de Salud.

De acuerdo con el boletín divulgado este domingo por el Ministerio, Brasil acumula 278.229 muertes y 11.483.370 contagios desde el comienzo de la pandemia, que lo confirman como el segundo país en el mundo tanto en número de óbitos como de casos, tan sólo superado por Estados Unidos.

El número de fallecimientos cayó desde el récord de 2.286 registrados el miércoles hasta 2.233 el jueves, 2.216 el viernes, 1.997 el sábado y 1.127 este domingo.

La cifra de infecciones, por su parte, cayó desde 85.663 el viernes, la segunda mayor desde el inicio de la pandemia, hasta 76.178 el sábado y 43.812 este domingo.

Esa reducción obedece a que, según han admitido los técnicos del Ministerio, el número de funcionarios procesando los datos en los municipios es menor en los fines de semana, por lo que las cifras por lo general bajan los domingos y los lunes, y siempre tienden a dar un salto los martes, cuando son actualizadas.

Pese a esa reducción, el promedio de muertes en la última semana volvió a marcar un nuevo récord este domingo, con 1.831 diarias, lo que equivale a un crecimiento del 66,2 % frente a la media medida hace exactamente un mes (1.102 óbitos diarios el 14 de febrero).

El promedio de contagios en la última semana bajó desde el récord de 71.443 diarios el sábado hasta 66.289 diarios este domingo, pero aún así el número es en un 49,74 % superior a la media registrada hace exactamente un mes (44.268 casos diarios el 14 de febrero).

Los elevados promedios en los últimos días confirman que Brasil sufre actualmente una segunda ola de la pandemia, más virulenta y letal que la primera, en parte provocada por la circulación de nuevas cepas del virus, entre las cuales la variante brasileña que tuvo origen en la Amazonía y que, según investigadores, es tres veces más contagiosa que la original.

Brasil, con sus 210 millones de habitantes, cuenta con poco menos del 3 % de la población mundial, pero acumula el 10,4 % de los muertos por coronavirus en todo el mundo y el 9,5 % del total de contagiados.

DIEZ MILLONES DE CONTAGIADOS YA SE RECUPERARON

De acuerdo con el boletín divulgado este domingo, hasta el momento 10,06 millones de pacientes ya se recuperaron de la enfermedad, lo que equivale al 87,6 % del total de contagiados, y otros 1,14 millones continúa bajo cuidados médicos, representando el 9,9 % de los infectados.

Así las cosas, la tasa de letalidad por covid en Brasil se ubicó este domingo en el 2,5 % del total de la población, el índice de mortalidad en 132 óbitos por cada 100.000 habitantes y el de incidencia en 5.464 por 100.000 habitantes.

El aumento de los contagios y de las hospitalizaciones tiene a gran parte del país al borde de un colapso sanitario, ya que en 24 de los 27 estados la tasa de uso de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) supera el 80 % y en más de la mitad está por encima del 90 %.

Esa grave situación obligó a gran parte de los Gobiernos regionales y municipales a volver a imponer medidas de restricción de la movilidad, como toques de queda, confinamientos parciales y cierres de comercio, con el fin de reducir la propagación del virus y evitar el inminente colapso hospitalario.

Este domingo, sin embargo, seguidores del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, protestaron en las principales ciudades del país, como Sao Paulo, Río de Janeiro, Brasilia y Belo Horizonte, contra las medidas restrictivas impuestas por los Gobiernos regionales.

Las manifestaciones fueron convocadas en las redes sociales por grupos bolsonaristas y la más multitudinaria fue la que tuvo lugar en Sao Paulo, la mayor ciudad del país, que reunió a cerca de mil personas y una nutrida caravana de vehículos.

Las medidas restrictivas han sido criticadas por Bolsonaro, líder de la negacionista ultraderecha brasileña, quien desde el comienzo de la pandemia ha negado la gravedad de la enfermedad, defendido el uso de medicinas contra la covid sin comprobación médica y puesto en duda la eficacia y la seguridad de las vacunas.

El jefe de Estado alega que las medidas restrictivas provocan el cierre de las empresas y generan desempleo, y que, por eso, tienen peores efectos que la propia pandemia, ya que pueden provocar hambre y muertes.

Y mientras que la pandemia avanza a pasos largos, la vacunación sigue su lento proceso y hasta este sábado sólo unos 10 millones de brasileños, el 4,7 % de la población, había recibido la primera dosis del antídoto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí