Puerto Príncipe.- El Senado de Haití aún no conoce el programa de Gobierno que debe presentar ante el hemiciclo el primer ministro Jean Michel Lapin, a pesar de que la sesión había empezado este domingo y tanto él como varios miembros de su eventual gabinete llevan varias horas en el lugar, según constató Efe.

Los miembros de la Cámara Alta habían anunciado el receso de la sesión, que había comenzado con bastante retraso, a raíz de que el senador Nawoon Marcelus fuera trasladado de urgencia a un hospital.

Si Lapin supera el voto en el Senado, tendrá que presentar su plan de Gobierno ante la Cámara de Diputados, cuya aprobacion también debe lograr para ocupar el cargo de primer ministro de manera oficial.

Entre los miembros de su gabinete que le acompañan se encuentran el ministro de Asuntos del Interior, Audin Bernadel; la titular de Asuntos de la Mujer, Marjorie Lonvil Léonard; E. Télémaque, de Educación; Roudy Ay, de Justicia, y Ronald Décembre, de Economía y Finanzas.

Lapin, quien también es ministro de Cultura y Comunicación, fue nombrado como primer ministro por el presidente haitiano, Jovenel Moise, el 9 de abril pasado, aunque ocupaba el cargo de manera interina desde el 21 de marzo.

Sustituyó a Jean Henry Céant, quien no superó una moción de censura de la Cámara de Diputados el 18 de marzo, lo que determinó su caída.

La prensa haitiana ha destacado que algunos miembros de la oposición forman parte del gabinete de Lapin pero que presuntamente no lo hacen en representación de sus respectivos partidos.

Otra parte de la oposición continúa reclamando la renuncia de Moise.

La situación del Gobierno de Céant empezó a tambalearse después de que en febrero pasado un sector de la oposición organizase protestas masivas y violentas para exigir la salida del poder del presidente y de su primer ministro, así como a culpar a las autoridades por la supuesta corrupción administrativa.

La situación de Haití empeoró en los últimos meses por la depreciación de la moneda, el gourde, en el país más pobre de América, además de por una continua escasez de gasolina y con ello un incremento en la crisis del suministro de electricidad.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), las protestas que comenzaron el 7 de febrero y se extendieron gran parte de ese mes dejaron 26 muertos y 77 heridos.

Cuando fue nombrado por Moise, Lapin prometió que iba a trabajar «por la paz y la estabilidad» de Haití, y reconoció que el país vive «un momento importante donde el pueblo espera mucho».

En sus protestas, los manifestantes también exigían justicia en las supuestas irregularidades en el programa Petrocaribe, mediante el cual Venezuela suministra petróleo a Haití a precios blandos.

Una auditoría reveló irregularidades entre 2008 y 2016 en este programa, e involucra en ellas, entre otros, a 15 exministros, así como a una empresa que dirigía Moise antes de ser presidente. EFE

ed/rsl/fr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here