Lima. (EFE).- El estadio de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, la más antigua de América, se convirtió este miércoles en el segundo escenario deportivo en quedar listo para los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos que se disputarán en Lima desde el 26 de julio próximo.


El estadio, que fue remodelado por el Comité Organizador de Lima 2019 para que sea la sede de las competiciones de fútbol femenino y masculino, también acogerá durante este mes la disputa del Campeonato Sudamericano sub’17.

Precisamente, el comité organizador de Lima 2019 y las autoridades de San Marcos entregaron este miércoles el escenario a la Federación Peruana de Fútbol (FPF) para la disputa del torneo prejuvenil, que comenzará el próximo 21 de marzo.

Participaron en la ceremonia el director ejecutivo de Lima 2019, Carlos Neuhaus; el rector de San Marcos, Orestes Cachay; el presidente de la FPF, Agustín Lozano, así como integrantes de la selección sub’17 que jugará el Sudamericano y de la sub’20 que participará en los Panamericanos.

“Estoy tremendamente orgulloso de haber podido convencer a mi directorio para que el fútbol se haga en San Marcos”, señaló Carlos Neuhaus antes de afirmar que en la decisión de usar el escenario primó que la infraestructura ya existía y estaba “prácticamente lista” y, además, se encontraba en la “universidad decana de América”.

“Dijimos, aquí podemos hacer algo muy bueno por la mitad del costo que otros lugares nos ofrecían, pero con diez veces más valor en lo que podemos dejar como legado”, remarcó.

A su turno, Orestes Cachay manifestó la “felicidad y algarabía” de la comunidad universitaria porque, según dijo, se ha concretado “la resurrección y despertar de un gigante dormido”.

“Este estadio fue construido en la década del 60, un estadio llamado en algunos tiempos como el monumental, han pasado varias épocas y, en su mayoría, ha tenido San Marcos un silencio porque pocas veces fue utilizado este estadio para torneos de gran envergadura, pese a su capacidad y ubicación estratégica”, comentó.

Agustín Lozano manifestó, a su turno una “profunda gratitud y agradecimiento” a Cachay “en nombre del fútbol peruano” y a Neuhaus “por su participación y apoyo” para que la FPF “logre cumplir con los tiempos y desarrollar” el Sudamericano sub’17.

“La federación ha podido demostrar a la Conmebol que las instituciones estamos unidas”, remarcó.

El comité organizador de Lima 2019 señaló que las obras comprenden la colocación de butacas en todas las tribunas, un campo de juego oficial con césped artificial, pista atlética de ocho carriles, cancha auxiliar de entrenamiento, palco para autoridades, zona de prensa, cuatro vestuarios para deportistas, zona común para deportistas, acceso exclusivo para autobuses de atletas y almacenes.

El estadio de San Marcos se convirtió en el segundo escenario listo para los Panamericanos ya que el sábado pasado también se entregó el estadio de béisbol del complejo deportivo del distrito de Villa María del Triunfo.

El fútbol será uno de los 39 deportes que se disputarán entre el 26 de julio y el 11 de agosto, y después, del 23 de agosto al 1 de septiembre, en los Juegos Parapanamericanos.

La organización de los Panamericanos reiteró este miércoles que este torneo es “ante todo, un compromiso de Estado” y que el 95 % de las obras estarán ejecutadas durante este mes, con el objetivo de tener el tiempo suficiente para probar las instalaciones. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here