Muestra de Cine de Cataluña
Muestra de Cine de Cataluña

Lleida, (EFE).- La Muestra de Cine Latinoamericano de Cataluña, que celebrará su XXV edición del 6 al 13 de junio de Lleida, encara su futuro con la intención de convertirse en un encuentro profesional en el que los proyectos, más allá de las producciones, tengan su espacio.

Así lo ha explicado en una entrevista con Efe Juan Ferrer, director del certamen, que llega este año a su cuarto de siglo con unas fechas y formato renovado que permitirá que el talento cinematográfico “salga a la calle” y siga seduciendo al público de la ciudad.

“Debemos en un futuro no muy lejano centralizar todo ese talento por descubrir y hacer que se hagan realidad muchas propuestas a través de jornadas profesionales entre creadores y empresas audiovisuales”, explica Ferrer.

En este sentido, considera que esta natural evolución sería “una buena forma de ocupar un espacio aún más amplio”.

También sería una buena manera de acortar distancias entre la organización de la Muestra y los generadores de su contenido que, a menudo, se encuentran «al otro lado del charco».

“Tal vez el mayor problema de la Muestra es la distancia, nos separa un océano y, eso, a nivel de infraestructura e invitados encarece muchísimo el presupuesto”, lamenta el director.

Asimismo, añade que “no es lo mismo trabajar en un certamen de ámbito nacional o europeo, que estar especializado en cine latinoamericano. Eso son obstáculos que siempre intentamos salvar”.

Pero los impedimentos presupuestarios nunca han sido una traba fundamental para los organizadores del certamen, ya que, aunque hubo tiempos de crisis, “siempre hemos sido optimistas porque sabíamos que teníamos algo muy importante: todos esos países que año tras año realizan estupendas películas, magníficos documentales y creativos cortometrajes”.

Y es que “apoyar la ópera prima” y tener claro que “es mucho más importante el contenido que el festival en sí”, ha sido, precisamente, el éxito de la Muestra después de 25 años.

“Intentamos buscar constantemente nuevos públicos, nuevas miradas, siempre bien compensadas con el prestigio de títulos y realizadores importantes dentro de la cinematografía que abordamos y de los países que representamos”, explica Ferrer.

Pero pese al paso de los años, la Muestra llega este 2019 con más fuerza que nunca, después de ampliar programación y conseguir que “la cultura salga a la calle y forme una cita importante en el calendario de la ciudad”.

En esta edición se proyectarán en Lleida un total de 81 producciones de 20 países, con 13 producciones inéditas en España, 5 estrenos europeos y 2 óperas primas.

La idea de crear la Muestra nació hace 25 años después de la invitación del Centro Latinoamericano de Lleida para “idear” un evento que pudiese mostrar cultura latinoamericana.

Ante esta propuesta, explica Ferrer, la organización no encontró mejor forma para ello que a través del cine, “un elemento aglutinador de cultura, donde tienen cabida todas las artes posibles”.

Ferrer recuerda un inicio “sencillo, pero sólido, con ganas de que no fuese una cita aislada, sino que tuviese continuidad y que pudiese servir de ventana hacia Europa del cine que se realiza en Latinoamérica”.

No ponerse metas a su iniciativa fue la clave de su éxito, además de la “mirada seria y consecuente a la programación, así como la ayuda inestimable de invitados y colaboradores que han ayudado a su internacionalización”.

La larga trayectoria de Ferrer al frente del certamen no le obligan a verse en la necesidad de dar un paso al lado en su dirección y, de hecho, “para mí este es un trabajo que me ilusiona”.

“Si perdiese la ilusión, sería el primero en marcharme. Pero como cualquier persona sigo trabajando como otros hacen en sus respectivos empleos”, apunta.

No obstante, la Muestra, para Ferrer, no es un trabajo más, ya que para él su realización significa que “seguimos soñando, que seguimos avanzando”. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here