Voz de América – Redacción,- La misión militar de la OTAN en Afganistán anunció el lunes la muerte de otro soldado estadounidense «en acción», lo que eleva a 17 la cantidad de personal militar estadounidense asesinado en el país en lo que va del año.

El informe no dio detalles adicionales sobre cómo se produjo la muerte o en qué provincia afgana sucedió. «De acuerdo con la Política del Departamento de Defensa de EE. UU., El nombre del miembro del servicio se retiene hasta 24 horas después de que se complete la notificación familiar», dijo la misión en un breve comunicado.

Tampoco se supo de inmediato si la operación de combate involucró a insurgentes talibanes o militantes vinculados a la rama afgana del grupo Estado Islámico.

Los talibanes generalmente se apresuran a reclamar la responsabilidad de los ataques contra las tropas extranjeras, pero no hubo reacción disponible de los rebeldes.

Hasta ahora, este año ha sido el más letal para las tropas estadounidenses destacadas en Afganistán desde que Washington redujo su misión militar a principios de 2015.

La muerte del lunes se produce más de una semana después del colapso de las conversaciones de paz entre Estados Unidos y los talibanes.

Las dos partes se han acercado a un acuerdo sobre la retirada de las tropas estadounidenses del país para poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos y comenzar las conversaciones de paz entre los talibanes y el gobierno afgano.

Sin embargo, el presidente Donald Trump declaró el 7 de septiembre que dichas negociaciones estaban «muertas», pocos días después de que un coche bomba en la capital afgana, Kabul, matara a 12 personas, incluido un soldado estadounidense y su socio rumano.

En ese momento, Trump también prometió intensificar las operaciones militares contra los insurgentes, diciendo que las tropas estadounidenses han «golpeado a los talibanes más fuerte en los últimos cuatro días de lo que han sido golpeados en más de 10 años».

Se espera que la violencia insurgente aumente en los próximos días mientras Afganistán se prepara para celebrar sus elecciones presidenciales el 28 de septiembre. Los talibanes han amenazado con interrumpir la votación organizando ataques contra los organizadores electorales y las fuerzas de seguridad desplegadas para vigilar los colegios electorales en todo el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here