Simon Cheng Man-kit, un funcionario de comercio e inversión del consulado de Gran Bretaña en Hong Kong, estaba bajo detención administrativa durante 15 días en la ciudad china de Shenzhen, por violar normas de orden público, dijo el gobierno de China el miércoles (21 de agosto).

El caso avivó los temores de los residentes de Hong Kong sobre el hecho de que Beijing esté ampliando su alcance judicial al territorio semiautónomo chino, que antes fue una colonia británica.

“El empleado es un residente de Hong Kong, no un ciudadano británico”, explicó el portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Geng Shuang, en una conferencia de prensa rutinaria. Y agregó: “En otras palabras, es chino. Este es un asunto puramente interno de China”.

/**/ /**/ /**/ La líder de Hong Kong, Carrie Lam, dijo el martes que está dispuesta a iniciar un diálogo con los residentes del territorio semiautónomo chino con el fin de frenar las protestas.
SEE ALSO:

Líder de Hong Kong quiere diálogo para poner fin a protestas

Según el vocero, el hombre violó la regulación sobre “Castigos de orden público y administración de seguridad”, pero no ofreció más detalles y señaló que el caso “no es un asunto diplomático”.

Unas dos docenas de personas se congregaron el miércoles en el exterior del consulado de Hong Kong para exigir al gobierno británico que intensifique sus esfuerzos por lograr la liberación de Cheng Man-kit.

″¡Salven a Simon ahora!” corearon frente a una pared con carteles de personas desaparecidas con la imagen de Cheng.

Max Chung, el organizador de la protesta y amigo de Cheng, dijo que viajó a la vecina ciudad de Shenzhen, en la China continental, con un permiso de viaje al país para residentes en Hong Kong y Macao. Cheng tiene un pasaporte británico, agregó. El documento de viaje lo emiten las autoridades británicas a todos los residentes permanentes en Hong Kong.

/**/ /**/ /**/ Las protestas que comenzaron el 9 de junio de 2019 exigieron en un comienzo la retirada del proyecto de ley de extradición a China presentado por el gobierno de Carrie Lam, pero han avanzado en sus propósitos de lograr reformas democráticas en el territorio semiautónomo chino.
SEE ALSO:

¿Quiénes son los líderes de las protestas en Hong Kong? ¿Qué exigen?

Las infracciones de orden público y seguridad suelen ser cargos menores, como por ejemplo una pelea callejera, y suelen resultar en sanciones administrativas en lugar de penales. La sanción máxima para ese tipo de delitos es de 15 días de detención.

El Ministerio de Exteriores británico dijo estar “extremadamente preocupado” por su empleado. Según medios locales, Cheng asistió a un acto comercial en Shenzhen el 8 de agosto pero nunca regresó al vecino Hong Kong, pese a tener previsto hacerlo más tarde durante el día.

La detención de personal consular de cualquier categoría o rango es muy inusual. La relación entre China y Gran Bretaña se ha tensado en los últimos meses por las manifestaciones prodemocráticas en Hong Kong.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here