José Antonio Aybar

Editor de Que pasa/ El Nacional

La Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte) se encuentra en un limbo institucional hasta tanto el próximo 16 de septiembre un juez determine los pasos a seguir luego de la pachotada del presidente y la secretaria de la comisión electoral, Carlos Cepeda Suriel y Maura Alcántara, de “habilitar” un voto nulo emitido en la ciudad de Nueva York, para “beneficiar” a su candidato de la plancha amarilla.

Hacemos la aclaración para desnudar las falsas espectativas que han creado los propulsores de esa candidatura de que todo está bien en la institución que agrupa a los cronistas de arte. Información tan falsa como los que la propagan.

En Acroarte no hay directiva, aunque la presidenta saliente, Emelyn Baldera, continúa tomando decisiones que contravienen los reglamentos de la institución, reglamentos que, dicho sea de paso, fueron permanentemente violados durante sus dos años de gestión y ponemos el ejemplo de que en ese tiempo nunca se rindieron los informes económicos de ingresos y egresos.

Ese grupo apuesta al cansancio y a extender una situación en al justicia de la que todo el país está pendiente, porque no hay plaza, supermercado o lugar público en que no se nos acerquen ciudadanos para revelarnos que siguen de cerca la situación deleznable y vergonzosa en la que sumieron al gremio Cepeda Suriel y Alcántara, aupados por sus jefes.

El tiempo dirá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here