Microbios contribuyen a la ansiedad y depresión en personas obesas

0
This Tuesday, April 3, 2018 photo shows part of a beam scale in New York. (AP Photo/Patrick Sison)

Los microbios podrían estar contribuyendo a la ansiedad y la depresión en las personas obesas, si los hallazgos de un nuevo estudio con ratones resultan ser ciertos en los humanos.

Los autores de la investigación relacionan los efectos con la respuesta del cerebro a la insulina, la hormona que regula los niveles de azúcar en la sangre.

La investigación genera dudas sobre si los microbios intestinales o un cambio de dieta podría ayudar a tratar estas afecciones.

La obesidad desencadena cambios en el metabolismo, por ejemplo, haciendo que el hígado, el músculo, la grasa y otros tejidos respondan menos a la insulina. Si no se trata, estos cambios pueden conducir a la diabetes.

Las personas obesas también tienen mayores tasas de ansiedad y depresión.

“Se podría decir: ‘Tal vez sea porque son obesos'”, dijo el investigador de diabetes de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, Ronald Kahn, “pero otros podrían decir: ‘quizás haya un vínculo metabólico'”.

“Y formulamos la pregunta: ‘Quizás el vínculo metabólico esté alimentado, al menos en parte, por el microbioma'”, añadió, la comunidad de microbios que vive en el intestino de una persona.

Esos microbios cambian con la dieta, y Kahn dijo que diferentes microbios podrían responder de manera diferente a los alimentos que consumimos.

Para probar la teoría, Kahn y sus colegas alimentaron a los ratones con una dieta alta en grasas y estudiaron su comportamiento a medida que los animales se volvían obesos.

Utilizaron pruebas comunes para medir el comportamiento ansioso y deprimido de los roedores, por ejemplo, cuánto tiempo pasaban los animales escondidos en una caja oscura versus explorar un área bien iluminada. Mientras más ansioso esté el ratón, menos tiempo pasará en la luz.

Los ratones obesos pasaron aproximadamente un 25 por ciento menos de tiempo a la luz que los animales con una dieta normal, y obtuvieron una puntuación más alta en las otras pruebas de ansiedad y depresión, también.

Pero esas diferencias desaparecieron cuando a los ratones obesos se les administraron antibióticos, a pesar de que su peso no cambió mucho.

“Eso realmente dice que probablemente haya algo sobre el microbioma”, dijo Kahn.

Luego, los investigadores probaron cómo los microbiomas de los animales afectaban a los ratones criados en un ambiente estéril sin microbios propios.

Las bacterias de roedores obesos hicieron que estos ratones libres de gérmenes sean más ansiosos que los microbios de ratones normales.

Pero cuando los ratones libres de gérmenes obtuvieron microbios de animales obesos que recibieron antibióticos, se comportaron como ratones normales.

Para ver qué partes del cerebro podrían ser responsables de los efectos, los investigadores se enfocaron en dos regiones involucradas en el metabolismo y las respuestas a las recompensas. Descubrieron que estas regiones eran menos sensibles a la insulina en los ratones obesos en comparación con los animales de peso normal.

Una vez más, los antibióticos devolvieron esas respuestas a la normalidad.

La investigación aparece en la revista Molecular Psychiatry.

“Fue realmente una sorpresa”, dijo Kahn. “A pesar de que habíamos visto algunos efectos sobre el metabolismo en el resto del cuerpo, me sorprendió lo dramático y claro que eran los efectos en el cerebro y en el comportamiento”.

Eso no significa que los antibióticos son la cura para la depresión, advirtió Kahn. Las drogas matan a los microbios buenos y malos indiscriminadamente, y tomar la medicación innecesariamente puede contribuir a la creciente amenaza de resistencia a los antibióticos.

Además, lo que sucede en ratones no necesariamente ocurre en humanos, agregó, o puede suceder solo para algunas personas. Hasta el momento, no hay mucha evidencia de que los probióticos ayuden a las personas ansiosas.

“La dificultad es que ambas cosas, depresión y obesidad, son cosas complicadas que tienen múltiples factores múltiples que las influyen”, dijo el investigador de salud mental Gregory Simon del Kaiser Permanente Washington Health Research Institute, que no formó parte del estudio.

Los microbios son probablemente solo un factor, junto con el medio ambiente, la genética, las influencias sociales y más, agregó Simon.

Pero Kahn dijo que la investigación de su grupo planteó preguntas interesantes sobre cómo la comida afecta nuestro comportamiento.

“Creo que ahora podemos tener una idea de que hay muchas cosas que están siendo metabolizadas por las bacterias intestinales que podrían afectar la función cerebral”, dijo.

Y dijo que podría haber formas de cambiar la función cerebral cambiando esas bacterias, comiendo microbios útiles o ingiriendo alimentos que los sostengan.

Él y sus colegas están trabajando para descubrir exactamente cuál de los cientos de especies de bacterias intestinales son responsables. Por el momento, es un misterio.

Dejar respuesta