Brasil. Ni Amy Winehouse ni Rihanna ni los fenómenos musicales juveniles prenden tanto en Brasil como la música religiosa. Y, antes de la producción internacional, los brasileños prefieren lo propio. Así lo demuestran las ventas de los últimos dos años: los sacerdotes católicos Fabio de Melo y Marcelo Rossi las lideraron durante 2008 y 2007, según informa la Asociación Brasileña de Productores de Discos.
Con su trabajo Vida, de Melo desplazó a su colega Rossi del primer lugar que había ocupado en 2007, en un relevo entre los religiosos-cantores. Rossi ocupó el segundo lugar del ránking con la primera edición de Paz sim, violencia nao (Paz si, violencia no) y el sexto con la segunda entrega del mismo título.
El liderazgo de ambos curas fue tanto en la venta de discos compactos como en la de discos de vídeo digital (DVD).
Mientras tanto, la industria discográfica en Brasil creció en 2008 un 6,5%, después de llevar tres años consecutivos con pérdidas. Y lo más notorio es que la música brasileña tuvo una participación del 74,5% entre los discos vendidos, mientras que la internacional sólo alcanzó el 23,1%.
Artistas nacionales consagrados como Ivete Sangalo, Zezé Di Camargo & Luciano, Roberto Carlos e Caetano Veloso, Ana Carolina, Leonardo, Daniel y Sandy & Júnior, ocuparon respectivamente los lugares quinto, séptimo, octavo, noveno, décimo, 19 y vigésimo.
El primer extranjero fue la británica Amy Winehouse en la undécima posición, High School Musical 3 ocupó la casilla 13, la estadounidense Rihanna la quince y Michael Jackson la 17.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here