Películas sobre los refugiados o la frontera México-Estados Unidos, un filme filipino de ochos horas y buen cine de América Latina en las secciones paralelas marcaron la 66ª Berlinale, que entrega este sábado el Oso de Oro.

A pesar de que América Latina estuvo ausente de la competencia por el Oso de Oro este año, el cine de la región cosechó aplausos en las secciones paralelas del festival, Forum, Panorama y Generation.

México trajo el poderoso documental «Tempestad» de la salvadoreña radicada en ese país Tatiana Huezo, sobre el calvario de dos mujeres víctimas de la penetración del narcotráfico en las estructuras mismas de la seguridad del Estado. Por su parte, el director Joaquín del Paso estrenó una mordaz fábula social con «Maquinaria Panamericana» que desnuda a una empresa paternalista de un siglo XX que ya comienza a parecer lejano.

Argentina trajo la comedia dramática «El rey del Once» de Daniel Burman ambientada en el barrio Once de Buenos Aires y «La Helada Negra» de Maximiliano Schoenfeld exploró la ruralidad amenazada, mientras que Brasil presentó la amazónica «Antes el tiempo no acababa».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here