Adís Abeba.- El presidente de la Comisión de la Unión Africana (UA), Moussa Faki Mahamat, ha instado a Somalia a celebrar unas elecciones presidenciales “pacíficas y creíbles”, según un comunicado publicado hoy por la UA en su cuenta de Twitter.

Mahamat acogió con “satisfacción las elecciones exitosas de los presidentes y vicepresidentes del Senado y la Cámara del Pueblo de Somalia, realizadas del 26 al 28 de abril de 2022”.

El presidente pidió también “una conclusión pacífica, oportuna y creíble de las elecciones presidenciales”, cuya fecha está aún por determinar.

Además, el presidente reiteró el “pleno apoyo” de la UA y su Misión de Transición en Somalia (ATMIS) para lograr “la paz y la estabilidad duraderas” en ese país del Cuerno de África.

La elección de los líderes del Parlamento bicameral constituye un paso clave para establecer el nuevo Gobierno, que debería estar operativo antes del 17 de mayo si Somalia quiere seguir recibiendo apoyo presupuestario del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los legisladores eligieron en la madrugada del miércoles al jueves como presidente de la Cámara Baja al jeque Adan Mohamed Nur, conocido como Adan Madobe, en una votación que se demoró por discrepancias sobre quién se haría cargo de la seguridad del acto.

Esa elección tuvo lugar en una carpa instalada en el aeropuerto Internacional Aden Adde de la capital, Mogadiscio, custodiada por soldados de ATMIS.

El miércoles, el primer ministro somalí, Mohamed Hussein Roble, pidió a ATMIS que asumiera la protección de los legisladores, tras advertir a la Policía y los servicios de inteligencia de que no interfirieran en el proceso.

El año pasado, las disputas políticas dividieron tanto a las fuerzas de seguridad, que en abril estallaron en Mogadiscio enfrentamientos entre facciones opuestas del Ejército que dejaron al menos 13 muertos y 22 heridos, la mayoría militares.

El martes fue reelegido como presidente del Senado Abdi Hashi Abdullahi, un legislador crítico con el jefe de Estado del país, Mohammed Abdullahi Mohammed Farmaajo, en otro paso hacia la celebración de comicios presidenciales.

Completar las elecciones parlamentarias es un hito imprescindible para acometer los comicios presidenciales, pospuestos desde 2021 en varias ocasiones por disputas políticas, discrepancias entre clanes y acusaciones de irregularidades, a pesar de que el mandato de Farmaajo expiró ese año.

Según la ley somalí, el jefe de Estado debe ser escogido por los 329 miembros del Parlamento.

El aplazamiento sistemático de los comicios supone una distracción respecto a problemas como la lucha contra el grupo yihadista Al Shabab, que rechaza las elecciones, controla áreas del centro y sur y busca instaurar un Estado islámico wahabí (ultraconservador).

Somalia vive en un estado de conflicto y caos desde que en 1991 fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin Gobierno efectivo y en manos de señores de la guerra y milicias islamistas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí