París,- El expresidente francés Nicolas Sarkozy rompió este martes el silencio que ha mantenido durante la campaña electoral francesa y pidió a los electores “de la derecha republicana” el voto para Emmanuel Macron, que se clasificó el domingo en la primera vuelta junto a Marine Le Pen.

“Votaré por Emmanuel Macron porque creo que tiene la experiencia necesaria ante una grave crisis internacional, más compleja que nunca, porque su proyecto económico pone el valor del trabajo en el centro de todas sus prioridades, porque su compromiso europeo es claro y sin ambigüedad”, escribió el antiguo jefe de Estado liberal en su cuenta de Facebook.

Sarkozy cree que “se anuncia una nueva época” en la que serán necesarios cambios profundos y en la que habrá que “salir de las costumbres y reflejos partidistas”.

“La fidelidad a los valores de la derecha republicana y a nuestra cultura de gobierno nos debe llevar a responder a la llamada a la unión de Emmanuel Macron de cara a su elección presidencial. Es el único en la actualidad capaz de actuar”, añadió el expresidente de Francia entre 2007 y 2012.

Con esta declaración, Sarkozy abandona el silencio que un sector de su partido, Los Republicanos, le ha recriminado desde que la candidata Valérie Pécresse ganó las primarias de la formación el pasado mes de diciembre.

Pécresse, que fue ministra de Sarkozy, ha buscado durante meses sin resultados el respaldo público del antiguo jefe de Estado, que pese a sus numerosos problemas con la justicia es uno de los rostros más conocidos de la derecha liberal francesa donde tiene aún un amplio y fiel grupo de admiradores.

En la publicación de la red social, algunos comentarios reprochaban a Sarkozy su tardía intervención y su ausencia en la campaña electoral.

En la primera vuelta de estos comicios Pécresse solo obtuvo el 4,8 % de los votos, por debajo del 5 % necesario para que el Estado reembolse a su partido los gastos de campaña, de unos 7 millones de euros.

Esta situación ha llevado a la candidata a hacer un llamamiento a sus electores para que hagan donaciones que ayuden a evitar la bancarrota de una de las formaciones tradicionales de Gobierno de Francia.

Tras conocer los resultados del domingo, Pécresse dijo públicamente que votará a Macron en la segunda vuelta frente a la ultraderecha de Le Pen.

Pero su partido se ha limitado a solicitar a sus electores que no den su sufragio a la líder ultraderechista, la misma postura que defiende el líder de la izquierda radical, Jean-Luc Mélénchon, que se quedó a las puertas de la segunda vuelta con un 22 % de los votos.

Ninguno de esos dos partidos han pedido explícitamente el voto para Macron, que recabó el 27,8 % de los votos el domingo, por delante de Le Pen (23,1 %).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí