Santo Domingo, (EFE).- Cuando el verbo “obligar” se usa con el sentido de ‘forzar (a alguien) a que haga algo’ es inapropiado suprimir la preposición “a”, que introduce sus complementos, explica Fundéu Guzmán Ariza.
No obstante, en los medios de comunicación dominicanos con frecuencia se omite la preposición en frases como “Armada obliga salir de aguas de RD a seis embarcaciones extranjeras”, “El ingeniero Carlos Peña interpuso la medida contra la resolución 00048 de Salud Pública, que obliga presentar la tarjeta de vacunación”, “El rigor académico me obliga compartir algunos pronósticos de varias firmas encuestadoras” o “Es legal obligar la población a vacunarse contra el covid e imponer sanciones a quienes se resistan”.
El “Diccionario de la lengua española” define el verbo “obligar” tanto con el sentido transitivo de ‘mover e impulsar a hacer o cumplir algo, compeler, ligar’, como con el de uso pronominal ‘comprometerse a cumplir algo’.
De acuerdo con el “Diccionario panhispánico de dudas”, con el primer significado se construye con un complemento directo de persona, en el que se justifica el uso de la preposición a por tratarse de un referente animado, y con otro complemento, que expresa la obligación, introducido por a. Además, como pronominal, obligar se construye también con la preposición “a”: “El Estado se obliga a pagar la diferencia…”.
Por tanto, en los ejemplos citados lo recomendable habría sido escribir “La Armada obliga a seis embarcaciones extranjeras a salir de aguas de RD”, “El ingeniero Carlos Peña interpuso la medida contra la resolución 00048 de Salud Pública, que obliga a presentar la tarjeta de vacunación”, “El rigor académico me obliga a compartir algunos pronósticos de varias firmas encuestadoras” y “Es legal obligar a la población a vacunarse contra el covid-19 e imponer sanciones a quienes se resistan”.
Fundéu Guzmán Ariza (www.fundeu.do) es una iniciativa de la Fundación Guzmán Ariza Pro Academia Dominicana de la Lengua, institución sin fines de lucro entre cuyos objetivos se encuentra impulsar el buen uso del español en los medios de comunicación de la República Dominicana.
Cuenta con la asesoría de la Academia Dominicana de la Lengua, el Instituto Guzmán Ariza de Lexicografía y la FundéuRAE, así como con el patrocinio económico del bufete Guzmán Ariza. EFE
rr/mf

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí