Miami.- El cineasta chileno Tomás Alzamora Muñoz, que este sábado asistió al estreno mundial de su cortometraje “Por unos caballos” en el Festival de Cine de Miami, afirma que el mundo de la cultura en Chile tiene “muchas expectativas” por la llegada de Gabriel Boric a la Presidencia.

En unas declaraciones a Efe tras el estreno de “Por unos caballos”, que quedó entre los cinco finalistas de un premio de Warner Media para cortos latinos y recibió una dotación de 1.250 dólares, dice que Boric es un hombre joven -tiene 35 años- y está muy conectado al mundo cultural.

“Creo que va a ser un punto de inflexión, pero el cambio no va a ser de un día para el otro”, dice recién llegado al Festival de Miami, que se inauguró este viernes y será clausurado el día 13 de marzo.

Durante el certamen se van a presentar más de 120 producciones de distintos formatos provenientes de 35 países.

Alzamora, que reside en San Carlos, una ciudad de unos 40.000 habitantes en la región de Ñuble, al sur de Santiago, y es DJ y rapero además de cineasta, “se dio un gusto” con “Por unos caballos”.

Su inspiración fue la caída de un globo estratosférico de Google muy cerca de su casa.

“A partir de esto quise dar un refresco a nuestras historias, estilizando el mundo rural de los arrieros chilenos con un claro homenaje al género western a través de su cinematografía y banda sonora”, explicó Alzamora Muñoz.

El filme protagonizado por Héctor Aguilar y Daniel Antivilo, cuyos personajes, al estilo de un western clásico, libran un “juego de póquer” de miradas e intenciones, cuenta una historia simple con un final que sorprende.

El joven cineasta sabe por experiencia que hacer un cortometraje es tan complejo o más que un largometraje, pues hay que “ser súper preciso” para crear “una estructura para desarrollar en poco tiempo” y sin “dejar cosas sin explicar”.

Como le enseñaron en la Escuela de Cine de San Antonio de Los Baños, en Cuba, donde acaba de hacer un curso de guion, un corto tiene que ser “una flecha directa al corazón” del espectador, dice.

Pero, además, para un cineasta es algo gratificante filmar un corto, porque, como se parte de que no hay que pensar en llenar salas de espectadores, hay más campo para experimentar y hacer lo que uno realmente quiere, dice.

Alzamora ya logró la financiación, mediante un concurso estatal, para su segundo largometraje, que empezará a filmar en agosto próximo en su ciudad.

El filme contará la historia de un hombre popular en el pueblo que se presenta como candidato a concejal y cuyo caballo de batalla electoral es lograr una denominación de origen para la longaniza de San Carlos y que no tiene opción que competir por un partido de ultraderecha que lo busca por su popularidad .

No entiende nada, “es como un pez fuera del agua”, pero le “toca la oreja” a los ultraderechistas, dice el director sobre el protagonista de una película que hablará de la “identidad de un pueblo”.

Alzamora extraña en el cine chileno y en el latinoamericano en general más películas “bellas y coloridas”, porque, a su juicio, hay un exceso de filmes “oscuros y densos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí