Moscú,- El presidente de Rusia, Vladímir Putin, está decidido a llevar a cabo su plan hasta el final en Ucrania, mientras el mando militar ruso aseguró hoy que su ofensiva en el vecino país se desarrolla tal y como estaba previsto con ataques en distintos frentes.

En una conversación telefónica con su gran aliado, el líder bielorruso, Alexandr Lukashenko, Putin aseguró este viernes que las tareas de la campaña militar que lanzó el pasado 28 de febrero “se cumplen y se cumplirán totalmente”, según el comunicado emitido por el Kremlin.

Los objetivos declarados por Putin son conseguir el reconocimiento de Crimea como territorio ruso, la neutralidad, la desmilitarización y la “desnazificación” de Ucrania, aunque no ha desvelado su plan tras una eventual victoria militar, limitándose a señalar que no habrá ocupación.

RECMENDACIÓN DE NO AGRAVAR LA SITUACIÓN

En todo caso, el mandatario ruso aseguró hoy que “no tiene malas intenciones” para con los Estados limítrofes, en un mensaje supuestamente tranquilizador, en el que, no obstante, les recomendó “no agravar la situación, no imponer restricciones”.

“Por muy difícil y complejo que sea, continuaremos desarrollándonos sin falta, fortaleceremos la infraestructura de transporte y logística en todo el país”, añadió.

Las palabras del jefe del Kremlin son un reconocimiento del impacto que está teniendo la tormenta de sanciones económicas que esta cayendo sobre Rusia.

CINCO DÍAS SIN ACTIVIDAD BURSÁTIL Y ESTAMPIDA DE EMPRESAS

Por quinto día consecutivo, el Banco Central de Rusia mantuvo cerrada la bolsa de Moscú para impedir el desplome de las acciones, mientras la cotización oficial del rublo alcanzó hoy su mínimo histórico ante la principales divisas internacionales, con 111,75 rublos por dólar y 124,01 rublos por euro.

La estampida de empresas e inversores no puede dejar de preocupar a las autoridades rusas: desde tecnólogicas como Apple y Microsoft hasta de muebles y artículos para el hogar como Ikea abandonan el mercado de Rusia.

El Gobierno envía mensajes de tranquilidad que calan poco en una población curtida en la desconfianza.

“La situación con los medicamentos es estable. El país cuenta con importantes reservas de medicinas”, afirmó el ministro de Sanidad de Rusia, Mijaíl Murashko.

Añadió que a día de hoy no se ha recibido ninguna comunicación sobre posibles interrupciones en los suministros de medicamentos.

Sin embargo, muchos rusos veteranos de los tiempos de escasez se apresuraron a visitar sus farmacias para comprar su medicinas, tanto en prevención de problemas con los suministros como para adelantarse a las subidas de precios de los fármacos importados.

OFENSIVA RUSA EXITOSA EN EL DONBÁS

Mientras, el Ministerio de Defensa de Rusia comunicó hoy que las tropas rusas continúan su ofensiva en un amplio frente y se hicieron con el control de seis localidades en el este de Ucrania, en la región del Donbás.

“Quiero subrayar que las unidades de los nacionalistas completadas en las regiones de Leópolis e Ivano-Frankovsk que retiran del Donbás destruyen infraestructuras vitales para población”, dijo el portavoz de Defensa, Ígor Konashenkov.

Agregó que en la ciudad de Járkov, la segunda mayor de Ucrania, los nacionalistas ucranianos instalan lanzaderas de misiles en los barrios residenciales e impiden a la población salir de sus casas.

BLINDAJE LEGAL PARA LOS MILITARES

La Duma de Estado o Cámara de Diputados de Rusia blindó hoy a las Fuerzas Armadas al aprobar por unanimidad enmiendas al código penal que sancionan con fuertes multas y penas de cárcel de entre 10 y 15 años la difusión de “información falsa” sobre sus acciones, y también de los llamamientos a adoptar sanciones contra el país.

El proyecto de ley fue apoyado por los 401 diputados presentes en la sala y, según declaró el presidente de la Duma, Viacheslav Volodin, será enviado de inmediato al Consejo de la Federación o Senado para su posterior tramitación.

“Existe la posibilidad de que las nueva normas entren en vigor mañana mismo”, dijo Volodin.

El proyecto incluye un nuevo artículo que castiga con entre 10 y 15 años de prisión la difusión de información falsa sobre las Fuerzas Armadas que acarree “graves consecuencias”.

Además, prevé penas de prisión de hasta 5 años para “acciones públicas” que busquen desprestigiar el empleo de las Fuerzas Armadas rusas en “la defensa de los intereses de Rusia y sus ciudadanos, en la preservación de la seguridad y paz internacional”.

Por último, la innovación legislativa castiga con hasta 3 años de prisión los llamamientos a otros países a establecer sanciones contra Rusia.

Bernardo Suárez Indart

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí