San Juan de Terranova (Canadá).- Los tres supervivientes y los restos de los nueve fallecidos en el naufragio del pesquero español Villa de Pitanxo se dirigen al puerto de San Juan de Terranova (Canadá), en medio de un fuerte temporal con rachas de viento huracanado.

La embarcación española Playa de Menduiña II, que transporta a los tres supervivientes de la tragedia junto con los cuerpos de siete de sus compañeros fallecidos en el naufragio, tiene prevista su llegada el sábado al puerto de San Juan de Terranova, dijo a Efe la autoridad portuaria.

Los restos mortales de otros dos pescadores son transportados en el barco canadiense Nexus, que se espera que alcance el puerto un día antes, el viernes.

Ambas embarcaciones están siendo escoltadas por el navío del Servicio de Guardacostas de Canadá (SGC) Cygnus.

No obstante, el SGC no descartó, en declaraciones a Efe, que la llegada de los barcos con supervivientes y víctimas mortales se produzca antes, si las condiciones meteorológicas mejoran.

En estos momentos, la zona está bajo los efectos de una fuerte tormenta invernal, con rachas de viento huracanado de 86 kilómetros por hora, que provocan que la sensación térmica se sitúe en temperaturas por debajo de -17 ºC, mientras que las olas de casi ocho metros de altura se acercan a condiciones de mar montañosa.

En San Juan de Terranova, este jueves era evidente el empeoramiento de las condiciones meteorológicas, con un aumento de la nubosidad y los vientos. Para el viernes, el pronóstico señala fuertes lluvias.

El Servicio Meteorológico de Canadá advirtió de que en la zona oriental y suroriental de Terranova, por donde tienen que pasar el Playa de Menduiña 2 y el Nexus para llegar a San Juan, se prevén rachas de viento de entre 110 y 120 kilómetros por hora, que persistirán hasta bien avanzado el viernes.

A pesar del mal estado del mar, uno de los barcos portugueses que acudieron al auxilio del Villa de Pitanxo y que recuperó los restos de uno de los fallecidos fue capaz de transferir el cuerpo al Playa de Menduiña 2, por lo que el pesquero español transporta en estos momentos a los tres supervivientes y siete cadáveres.

El Villa de Pitanxo se hundió a primeras horas de la mañana del martes cuando se encontraba faenando en las aguas del Gran Banco de Terranova, en el Atlántico norte.

La tripulación del pesquero con base en Marín (España) estaba formada por 24 personas, de las que dieciséis eran españolas, cinco peruanas y tres ghanesas.

Las autoridades canadienses dieron el miércoles por terminada la operación de búsqueda y rescate de los doce desaparecidos, 36 horas después del hundimiento.

La conclusión de esas tareas cuando todavía hay doce pescadores desaparecidos ha causado consternación a ambos lados del Atlántico.

Un responsable del Centro de Coordinación de Rescate de Halifax (CCRH), en Canadá, explicó a Efe el miércoles que daban por concluidas esas labores, porque los “modelos de supervivencia” que estaban manejando hacían imposible mantener la operación y añadió que la decisión de terminar las tareas es siempre “lo más difícil”.

Mark Ouellette, coordinador de búsqueda y rescate marino del CCRH, detalló que ayer en la zona de búsqueda la temperatura del agua era de 3 ºC.

“Los marineros que no pudieron utilizar los trajes de emergencia solo pudieron sobrevivir pocas horas. Y si fueron capaces de permanecer secos y utilizar uno de esos trajes, el modelo de supervivencia señala un 5 % posibilidades de supervivencia tras 23 horas”, declaró Ouellette.

Este jueves, otras fuentes de la operación de búsqueda señalaron a Efe que el empeoramiento de las condiciones meteorológicas confirma la decisión del Centro de Coordinación de Rescate de dar por concluidas esas tareas.

Dichas fuentes indicaron que los vientos huracanados de la zona ponían en riesgo a los equipos de rescate y otros barcos que participaban en las labores de búsqueda.

No obstante, el Gobierno de España aseguró este jueves que mantiene un estrecho contacto” con las autoridades canadienses con la intención de “aprovechar cualquier ventana de oportunidad” que se presente para poder reanudar la búsqueda de los marineros desaparecidos.

De hecho, el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Albares, pedirá a su homóloga canadiense, Melanie Joly, que Canadá reactive los trabajos de búsqueda tan pronto como las condiciones meteorológicas lo permitan, adelantó el alcalde de Vigo, Abel Caballero, y según han confirmado a Efe fuentes del Ministerio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí