Bruselas,- La crisis en Ucrania ha vuelto a poner a Rusia en el centro de la agenda transatlántica y está cambiando el perfil de la cumbre que la OTAN celebrará en junio en Madrid, de una cita “más teórica a otra más práctica”, y en la que España, como anfitrión, tiene una oportunidad histórica, según varias fuentes consultadas por Efe.

La cumbre de líderes de la OTAN del 29 y 30 de junio en Madrid va a estar “muy marcada” por la crisis de Ucrania, por lo que el foco inicial de hacer una reflexión estratégica va a virar a lo práctico, según fuentes aliadas, que recuerdan que la agenda de estas citas la marca el Consejo Atlántico.

Como paralelismo ponen la cumbre de 2014 en Gales (Reino Unido) coincidiendo con la invasión rusa en Crimea, y en la que los aliados acordaron gastar el 2% de su producto interior bruto en defensa.

El escenario ahora es incierto, pero las fuentes aliadas mantienen que haga lo que haga en Ucrania el presidente ruso, Vladimir Putin, incluida la invasión, no se activará el artículo 5, en el que reposa la piedra angular de principio de defensa colectiva del tratado fundacional de la OTAN.

Lo que sí sucedería en ese supuesto es que los aliados reforzarían su franco este, añaden, y advierten que con Rusia y China “nos jugamos más de lo que imaginamos”.

Puntualizan además que el despliegue militar llevado a cabo en las últimas semanas por varios países, incluida España, está dentro de los compromisos adquiridos antes de la crisis ucraniana, que ha tenido un efecto aliado revitalizador tras la salida de Afganistán en el verano pasado. “Habría que ponerle un monumento a Putin”, ironizan.

En última instancia, una Ucrania independiente es una de las formas “más eficientes y económicas” de garantizar la seguridad europea, apunta a Efe el director de la oficina de Bruselas del Real Instituto Elcano, Luis Simon, al apuntar la complejidad de tener que defender una frontera “grande y compleja” en el este si Kiev cae en manos rusas.

Sea como fuere, lo cierto es que en Madrid la OTAN tiene en perspectiva llevar a cabo la mayor renovación de su concepto estratégico desde la Guerra Fría y se nombrará un nuevo secretario general, que si no hay consenso previo a escalas inferiores, decidirán los líderes aliados en su cita en la capital de España.

Una cita que, además, coincide con el cuarenta aniversario de la entrada de España en la OTAN.

EL PAPEL DE ESPAÑA

Como organizador de la cumbre, a España le corresponde “adoptar un papel”, y ha adoptado el que “todo el mundo esperaba”, de “absoluta sintonía” con la OTAN y la UE en esta crisis, “contribuyendo a la imagen de unidad que necesita esta situación”, para que Rusia “no perciba fisuras” en ninguno de los dos ámbitos, dijo a Efe el eurodiputado socialista Nacho Sánchez Amor.

Considera que la cumbre de Madrid es una “responsabilidad” y “gran oportunidad de pesar” en la escena internacional para España y se mostró seguro de que “lo vamos a hacer estupendamente”.

“España va a poner de su parte para que la alianza salga fortalecida de esa cita de Madrid”, subrayó.

Sin embargo, el eurodiputado y secretario general del Partido Popular Europeo (PPE), Antonio López-Istúriz, expresó sus “dudas” de que el Gobierno de Pedro Sánchez pueda asumir “este tipo de liderazgo” con “la coalición que tiene” y le recomendó que “si quiere estar en la mesa de las decisiones tiene que decidir no ser actor secundario”.

El dirigente popular pidió a Sánchez que “cuente con los principales partidos de la oposición en políticas de Estado”.

Recordó que en el capitulo de Defensa y de Exteriores, como es el caso de la OTAN o de las presidencias de la UE, que a España le toca en el segundo semestre del próximo año, “en la historia democrática de España se ha contado siempre con un consenso”.

Un llamamiento al que se sumó la eurodiputada de Ciudadanos Soraya Rodríguez, quien también teme que España no podrá liderar esta oportunidad porque “los socios de la coalición gubernamental no van a permitir que el Gobierno pueda asumir este papel que sería bueno para nuestra posición como país en la esfera internacional, tanto en la UE como fuera. Ese es un hándicap que está ahí y lamentablemente creo -dijo- que no lo aprovecharemos”.

La cumbre de la OTAN presenta un escenario, dice, “muy favorable” para que España pueda tener “un papel protagónico”, para contribuir y asumir “un cierto liderazgo” para “articular una política de defensa comunitaria europea” dentro de la Alianza, ya que el país es un “socio “leal, serio y responsable” en la OTAN y en la UE.

Y advierte que Rusia supone un riesgo “muy serio” ya que es “una dictadura, una autarquía”, cuyo objetivo fundamental son “las democracias liberales”.

Catalina Guerrero

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí