París,- El presidente francés, Emmanuel Macron, no quiso someterse a la prueba PCR que le pedía el Kremlim antes de su cumbre con su homólogo ruso, Vladimir Putin, por lo que se impuso una gran distancia entre ambos para evitar eventuales contagios.

Fuentes del Elíseo indicaron que “las condiciones protocolarias que hubieran permitido una reunión con los dos jefes de Estado con una distancia menor (…) no eran ni aceptables ni compatibles con los problemas de agenda” del líder francés.

Las imágenes de la enorme mesa en la que mantuvieron el encuentro llamaron la atención, aunque fue la misma en la que Putin ha recibido a otros líderes.

Las fuentes francesas se negaron a confirmar si, como indican algunos medios, la negativa de Macron responde a su deseo de que Rusia no tuviera su ADN.

Esos medios apuntan a que el presidente francés se sometió a una PCR antes de partir en Rusia y a una prueba de antígenos una vez en ese país, aunque en ambos casos efectuadas por sanitarios franceses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí