Valencia (España),- Todo el mundo conoce la estatuilla de los Premios Goya, esa que reconoce lo mejor del cine en España, pero quizá no todos sepan que salió, hace más de un siglo, de las manos del escultor Mariano Benlliure y que en el Museo de Bellas Artes de Valencia puede contemplarse uno de los originales.

Precisamente la celebración este sábado en la ciudad de Valencia de la gala de los Goya está permitiendo al museo acercar al gran público la figura de este escultor, contemporáneo de Blasco Ibáñez y Sorolla, ya que muchas personas se están acercando estos días a la pinacoteca a conocer el busto de Goya e incluso hacerse “selfis” junto a él.

Así lo revela a EFE el director del Museo, Pablo González Tornel, quien destaca que Benlliure fue capaz de plasmar en ese busto la imagen colectiva que la sociedad tenía y aún tiene del pintor, en quien se ejemplifica muy bien “la idea que se lleva transmitiendo desde el siglo XVI de lo que es el genio”.

Benlliure (Valencia, 1862-Madrid, 1947) “supo entender qué espera ver el público cuando se pone frente a un retrato de Goya”, y su escultura se ha convertido en parte del “acervo de cultura visual” de la colectividad en España, y representa la imagen que se tiene de Goya, mucho más que los autorretratos que dejó el propio pintor.

Eso quiere decir, según González Tornel, que Mariano Benlliure, “aparte de su calidad técnica, que es indudable” pues era “el mejor escultor” de su época, supo “entender los valores comunicativos de las artes figurativas y qué es lo que hacía falta para triunfar completamente”.

LA ESTATUILLA DE LOS GOYA

La obra de Benlluire ha inspirado la famosa estatuilla de los Goya desde el inicio de los premios de la Academia de Cine, pero solo desde 2020 la réplica se hace a partir de un original del autor: en concreto, uno que conserva uno de los familiares del escultor en su colección particular, y que ha sido cedido de forma gratuita a través de la Fundación Mariano Benlliure.

Antes de eso, la Academia había encargado la creación de las estatuillas a diferentes artistas, quienes se inspiraban en la obra de Benlliure pero no eran reproducciones del original, según ha explicado a EFE la vicepresidenta y directora de la Fundación, Lucrecia Enseñat Benlliure.

Finalmente, tras muchos años de ofrecimiento por parte de la familia, en 2019 se firmó un acuerdo para que, a partir de 2020, las estatuillas fueran reproducciones de uno de los originales que el escultor valenciano creó en 1902.

PERO… ¿DE DÓNDE SALE EL GOYA?

El origen del busto de Goya está en los diversos monumentos encargados por el Ayuntamiento de Madrid para celebrar la mayoría de edad de Alfonso XIII. Para la ocasión, Mariano Benlliure realizó uno dedicado al pintor, que fue inaugurado en 1902 en el parque del Retiro y hoy está situado frente a la fachada norte del Museo del Prado.

El artista presentó ese mismo año como obra independiente el detalle del busto de Goya en yeso, al que añadió más detalles, y posteriormente hizo dos versiones en mármol y varias fundiciones en bronce entre 1904 y 1912, sensiblemente diferentes entre sí; una de ellas fue adquirida por el Estado y se encuentra expuesta actualmente en el Museo del Prado.

En las siguientes cabezas de Goya fundidas por Benlliure, utilizó un nuevo prototipo basado en el primer vaciado en yeso presentado en 1902, pero en el que introdujo algunas modificaciones, sobre todo en el tratamiento del cabello -más plano- y en la expresión algo más dura del rostro.

Sobre este modelo con modificaciones, Benlliure fundió varios ejemplares más, uno en 1913 y otros cuatro entre 1915 y 1916. Precisamente, uno de ellos, de 1915, que perteneció a la colección particular del escultor, fue donado por el propio artista al Museo de Bellas Artes San Pío V de Valencia en 1940 y hoy puede verse en la galería de la pinacoteca que lleva su nombre.

El busto expuesto en este museo mide 60 centímetros de alto por 37 de ancho, pesa 32 kilos y es una obra “icónica” de este escultor, el más afamado de la España de entresiglos y contemporáneo -y paisano- del escritor Vicente Blasco Ibáñez y del pintor Joaquín Sorolla, con quienes formó “una tríada de grandes ases de la cultura”.

¿Y QUIÉN FUE MARIANO BENLLIURE?

Mariano Benlliure Gil nació en 1862 en Valencia, donde pasó su infancia, y en 1874 se trasladó con su familia a Madrid, donde tras iniciarse en la escultura de forma autodidacta y en el aprendizaje de los oficios relacionados con el quehacer escultórico, trabajando en diferentes talleres artesanos, viajó a Roma en 1881 para completar su formación.

Allí se perfeccionó en el dominio de las técnicas y materiales, además de ilustrarse principalmente con el estudio de la estatuaria clásica, renacentista y barroca, y de la escultura de la Italia de su tiempo.

En 1884 obtuvo una medalla con “Accidenti!”, la escultura que le dio fama, y a partir de ahí fue condecorado en numerosas ocasiones, tanto a nivel nacional como internacional.

Benlliure también asumió importantes cargos públicos relacionados con el mundo de la cultura y las Bellas Artes: fue director de la Academia de España en Roma (1901-1903); director general de Bellas Artes (1917 a 1919) y director del Museo de Arte Moderno de Madrid, actualmente integrado en el Museo del Prado (1917 a 1931).

Además, perteneció a diversas academias de Bellas Artes: San Fernando de Madrid, San Carlos de Valencia, San Luis de Zaragoza, San Telmo de Málaga, San Lucas de Roma, Brera de Milán, Carrara y París; asimismo, recibió importantes condecoraciones, como la Legión de Honor de Francia, Comendador de la Orden de la Corona de Italia o la Gran Cruz de Alfonso X de España.

Carla Aliño

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí