Washington,- Eric Lander, uno de los asesores principales para Ciencia del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dimitió este lunes tras conocerse que fue objeto de una investigación interna de la Casa Blanca por hablar de forma irrespetuosa a sus subordinados.

La portavoz del Gobierno Jen Psaki, informó a la prensa que Biden aceptó la carta de renuncia de Lander y le agradeció su asesoramiento sobre la pandemia de la covid-19, el cáncer y la crisis climática.

Biden “sabe que el doctor Lander continuará haciendo importantes contribuciones para la comunidad científica durante los próximos años”, sentenció Psaki, quien horas antes en una rueda de prensa se había negado a explicar por qué Lander no fue despedido.

La figura de Lander había concentrado en las últimas horas gran atención mediática al conocerse que fue objeto de una investigación interna el año pasado después de que se interpusiera una denuncia en su contra al amparo de las reglas de buen comportamiento que Biden había establecido tras llegar a la Presidencia en enero de 2021.

Lander era hasta ahora el director de la Oficina de Política de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca, que ha jugado un papel importante en la respuesta a la pandemia; y, además, es un reconocido científico que lideró el Proyecto Genoma Humano, que entre 1990 y 2003 logró el mapeo de todos los genes humanos.

La Casa Blanca no ha hecho público el contenido de la denuncia contra Lander, aunque el diario Político habló con Rachel Wallace, una funcionaria de carrera que alega que el científico tomaba represalias contra los empleados que le contradecían, les ponía motes, se reía de ellos y les quitaba algunas de las responsabilidades de su puesto.

“Muchas mujeres tuvieron que irse llorando, traumatizadas y sintiéndose vulnerables y aisladas”, dijo Wallace a Político.

La propia Wallace ha acusado a Lander de tomar represalias contra ella, ya que antes se encargaba de liderar el equipo encargado de los asuntos legales dentro de la Oficina de Política de Ciencia y Tecnología y ha pasado a ser “la número dos” de ese departamento.

Lander envió una carta a sus subordinados, a la que tuvo acceso Efe, en la que reconoce que no cumplió con su “responsabilidad” de crear un ambiente de trabajo respetuoso.

“He hablado a los compañeros de la Oficina de Política de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca de manera irrespetuosa o degradante (…) No es aceptable que yo hablara de esa forma”, admitió.

Horas antes de su renuncia, Psaki rechazó en su rueda de prensa diaria aclarar si Biden había hablado con Lander sobre lo sucedido ni detalló por qué no había sido cesado tras las investigación.

Al llegar a la Casa Blanca, Biden prometió que velaría por un ambiente de trabajo seguro y que despediría a quien no tratar a sus compañeros con respeto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí