El Cairo,- Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza liderada por kurdos, continúan este domingo estrechando el cerco contra los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) que controlan la sección norte de una prisión en el noreste de Siria, donde hubo dos motines el pasado jueves y viernes tras un ataque reivindicado por los extremistas.

“Nuestras fuerzas están lidiando con células terroristas (no identificadas) procedentes del barrio de Geweran, al sur de la ciudad de al Hasaka, que intentan apoyar a los terroristas amotinados” del EI que continúan “en la sección norte de la prisión de Al Sina’a”, situada en Geweran, en la provincia de Al Hasaka, dijeron las FSD en un comunicado.

Asimismo, indicaron que sus unidades han logrado “neutralizar a 13 mercenarios y arrestar a otros dos” en los barrios aledaños a la prisión, sin hacer referencia a si pertenecen al Estado Islámico.

Añadieron que han reforzado “el cordón de seguridad impuesto en el muro norte de la prisión”, donde siguen amotinados los yihadistas después de que el pasado jueves hubiera un ataque coordinado por el EI con coches bomba contra el centro de detención, considerada una de las más grandes para integrantes del grupo radical en todo el mundo, con cerca de 3.500 miembros de la organización extremista.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, ONG cuya sede se encuentra en el Reino Unido pero que cuenta con una amplia red de colaboradores en el terreno, afirmó hoy que la alianza liderada por kurdos continúa con sus esfuerzos por controlar la prisión con el apoyo de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, presente en el noreste de Siria.

La ONG consideró el ataque del jueves como “el más violento y grande desde la eliminación del Estado Islámico como fuerza que controla zonas pobladas en marzo de 2019”, con la batalla final en la población de Al Baguz, en el extremo oriental de Siria y fronterizo a Irak.

Prisioneros del EI detenidos se sublevaron el jueves por la noche coincidiendo con la explosión de un coche bomba en las inmediaciones del centro penitenciario y un segundo intento de fuga tuvo lugar el viernes en la misma cárcel.

Miles de combatientes del EI y sus familiares, entre ellos extranjeros, permanecen en cárceles o en campamentos de refugiados administrados por los kurdosirios en el noreste del país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí