Jerusalén,- El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, mantuvo hoy una reunión con el ministro de Defensa israelí, Beny Gantz, en lo que representa el segundo encuentro entre ambos en cuatro meses y en el que abordaron «la importancia de crear un horizonte político que conduzca a una solución» del conflicto.

La reunión fue confirmada por una portavoz del Ministerio de Defensa israelí y por el ministro de Asuntos Civiles de la ANP, Husein al Sheij.

A diferencia del encuentro que tuvo lugar el pasado 29 de agosto en la ciudad cisjordana de Ramala, el de esta noche se produjo en la residencia personal de Gantz, en la localidad israelí de Rosh Haayin. De esta manera, la reunión representa también la primera de Abás en territorio israelí desde 2010.

«En el encuentro se discutió la importancia de crear un horizonte político que conduzca a una solución política de acuerdo con las resoluciones internacionales», señaló Al Sheij a través de su cuenta de Twitter.

Además, agregó que ambos abordaron la creciente violencia en Cisjordania ocupada debido al aumento de ataques contra palestinos por parte de colonos israelíes y, en líneas generales, que discutieron sobre «cuestiones de seguridad, económicas y humanitarias».

Según Defensa, ambos dialogaron «sobre una serie de temas civiles y de seguridad» y Gantz transmitió al mandatario palestino «su intención de continuar impulsando medidas que fomenten la confianza en las áreas económica y civil, como se determinó en su reunión anterior».

Por otra parte, el comunicado señaló que el ministro «enfatizó el interés compartido de las partes en profundizar la coordinación en materia de seguridad, mantener la estabilidad regional y prevenir el terror y la violencia».

Medios israelíes apuntaron que tanto Al Sheij como el jefe de la Brigada General de Inteligencia de la ANP, Majed Farah, estuvieron presentes, que la reunión contó con el aval del primer ministro israelí, Naftali Benet, y que su objetivo principal fue intentar estabilizar el reciente repunte de violencia en Cisjordania ocupada, que incluyó además una serie de ataques de palestinos contra colonos y contra las fuerzas de seguridad israelíes.

Tras el encuentro entre ambos a fines de agosto, el primero de alto nivel entre oficiales israelíes y palestinos desde 2010, el Ejecutivo israelí anunció una serie de «medidas de confianza» que incluyeron un préstamo de 155 millones de dólares para evitar el colapso de la ANP y enfatizó la voluntad de fortalecer al Gobierno palestino en Ramala y debilitar al movimiento islamista Hamás, que controla la Franja de Gaza.

Si bien estos contactos tienen un valor simbólico elevado y representan un acercamiento importante entre las partes, múltiples analistas indican que aún están lejos de desembocar en la reanudación de las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, paralizadas desde 2014.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí