Washington,- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó este miércoles que Mark Meadows, el que fuera jefe de gabinete de Donald Trump (2017-2021) en el momento del asalto al Capitolio, se «merece» haber sido declarado en desacato por la Cámara Baja.

El mandatario se posicionó así en declaraciones a la prensa antes de iniciar su viaje Kentucky para visitar las zonas más afectadas por los tornados que el viernes pasado asolaron ese y otros estados de Estados Unidos.

«A mí me parece que se merece ser declarado en desacato», manifestó Biden.

La Cámara Baja de EE.UU., de mayoría demócrata, votó este martes a favor de declarar en desacato a Meadows y, ahora, las acusaciones en su contra pasan al Departamento de Justicia, que debe decidir si convoca a un gran jurado para formalmente acusarle de desacato por la vía criminal.

El cargo de desacato acarrea una pena máxima de un año de cárcel y una multa de 100.000 dólares, según el Servicio de Investigación del Congreso.

Meadows fue declarado en desacato tras haber dejado de colaborar con el comité que investiga el asalto al Capitolio y que fue creado por la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, con la misión de investigar qué ocurrió durante el ataque, quién fue responsable y qué se puede hacer para evitar otro suceso similar.

Ese comité reveló que el día del asalto, Meadows recibió mensajes de texto del hijo mayor de Trump, Don Jr., y de personalidades de la cadena conservadora Fox, que estaban espantados por el ataque a la sede legislativa.

En concreto, tanto Don Jr. como tres presentadores de Fox enviaron mensajes de texto a Meadows para pedirle que persuadiera a Trump para que se tomara en serio el ataque y pidiera a sus seguidores que abandonaran el Capitolio.

«Necesitamos un discurso en el Despacho Oval. Tiene que liderar ahora. Esto ha sido demasiado lejos y se ha ido de las manos», dijo Don Jr., en un mensaje a Meadows.

Los mensajes de texto son parte de un paquete de 9.000 documentos que Meadows entregó al comité antes de cambiar de idea y dejar de prestar su colaboración.

Meadows decidió dejar de cooperar con el argumento de que su trabajo en la Casa Blanca debía permanecer en secreto porque Trump había invocado «privilegio ejecutivo», una doctrina que permite al presidente de Estados Unidos evitar la difusión de ciertos materiales.

El pasado 6 de enero, unas 10.000 personas —la mayoría simpatizantes de Trump— marcharon hacia el Capitolio y unas 800 irrumpieron dentro del edificio para impedir que se ratificara la victoria del ahora presidente estadounidense, Joe Biden, frente al candidato republicano en las elecciones de noviembre de 2020.

Cinco personas murieron y cerca de 140 agentes fueron agredidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí