Río de Janeiro.- Brasil, uno de los países mas castigados por el coronavirus en el mundo, registró en las últimas 24 horas 233 nuevas muertes por covid, con lo que el promedio de decesos en la última semana cayó a 184 por día, su menor nivel en 20 meses, informó este miércoles el Ministerio de Salud.

La media de muertes por covid-19 en una semana en Brasil, que ya había caído a 191 diarios el martes, no era tan baja desde el 22 de abril del año pasado, cuando, en las primeras semanas de la pandemia, se registró un promedio de 167 víctimas por día.

Según los datos divulgados por el Ministerio de Salud, el gigante latinoamericano también registró en las últimas 24 horas 10.055 nuevos contagios, con lo que el promedio de casos cayó desde 9.038 por día el martes hasta 8.844 diarios este miércoles, uno de los menores desde el 11 de mayo del año pasado.

De acuerdo con las cifras oficiales, desde el inicio de la pandemia, en febrero del año pasado, Brasil acumula 616.251 muertes por covid y 22.167.781 contagios, que lo convierten en el segundo país del mundo en número de víctimas, tras Estados Unidos, y en el tercero en número de casos, luego de EE.UU. e India.

Pero la pandemia viene perdiendo fuerza desde junio y las medias diarias de fallecimientos, infecciones, hospitalizaciones y uso de unidades de cuidados intensivos han caído a sus menores niveles en varios meses y son relativamente bajas en un país que llegó a registrar más de 4.000 muertes por día (6 de abril) y de 115.000 contagios (23 de junio).

Esa fuerte desaceleración es atribuida al avance de la campaña de vacunación, que el país inició en enero tardía y lentamente.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, hasta este miércoles unos 159,5 millones de brasileños habían recibido la primera dosis de algunas de las vacunas, lo que equivale al 74,9 % de los 213 millones de habitantes del país, y otros 137,9 millones, el 64,7 % de la población, contaba con la pauta completa de inmunización.

Pese a la desaceleración de la pandemia, los Gobiernos regionales y municipales de Brasil están en alerta desde la aparición de la variante ómicron, de la que ya se confirmaron seis casos en el país, por ser considerada como más transmisible.

Ante esa alerta, el Gobierno brasileño anunció el martes que impondrá una cuarentena de cinco días a las personas no vacunadas que lleguen al país, a las que también exigirá un examen negativo de diagnóstico de covid.

Pese a que la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa, regulador) había recomendado que se les exigiera un certificado de vacunación a los viajeros para minimizar el riesgo de la variante ómicron, el ministro de Salud, Marcelo Queiroga, dijo que «no se puede discriminar a las personas entre vacunadas o no».

Ante la negativa del Ministerio de Salud, el Gobierno regional de Sao Paulo, el estado más poblado de Brasil, anunció este miércoles que, si el Gobierno no revisa su decisión, a partir del 15 de diciembre exigirá certificado de vacunación a los viajeros que ingresen al país por aeropuertos y puertos de su jurisdicción.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí