Madrid,- Aitana ha dado más de 11 razones para que los asistentes del WiZink Center madrileño se quedaran escuchándola y bailando todas sus canciones durante dos horas en su primer gran concierto en la capital como artista en solitario, un show de fin de gira en el que la cantante se ha consagrado como la “princesa del pop español” ante 11.500 personas.

“Estoy muy feliz de estar aquí en el último concierto de gira. Gracias por todo lo que nos habéis hecho vivir, han sido unos conciertos inolvidables y espero que esta no sea mi última gira”, ha destacado la joven artista en este evento que va hacia la recuperación de la vieja normalidad.

Aitana Ocaña, vestida de negro con un top y falda negra, entró pisando fuerte en el escenario, acompañada de su banda para interpretar la canción que da nombre a su segundo álbum de estudio “11 razones”.

Tras los primeros alaridos y poner al público eufórico con “Mejor que tú”, la de San Clemente de Llobregat (1999) dio paso a “Corazón sin vida”, sencillo que canta junto al colombiano Sebastián Yatra, un tema que fusila a conciencia el texto de “Corazón Partío” de Alejandro Sanz.

Aunque el “11 razones Tour” destaca por tener la esencia del disco pop-rock y en algunas, estilo punk, Aitana no se ha olvidado de sus inicios, por lo que el reguetón no ha pasado desapercibido con “Teléfono”.

Entre los temas no han faltado los éxitos de su nuevo disco como “Dividido”, “Por”, “Más”, “Igual” o el sencillo “Ni una más”, una canción que, además de reivindicar la igualdad, ha hecho encender las linternas de todos los móviles del pabellón haciendo transparencia en un globo de color morado.

En esta retrata la realidad que viven muchas mujeres al sentirse inseguras cuando andan solas por la calle. “Siento que ahora mismo tengo un altavoz, por eso quería aprovechar el ahora para hablar de la desigualdad. Quería visibilizarla y luchar para encontrar una solución para que ni una mujer más sufra”, ha dicho.

Hoy en día los tiempos en el mundo de la música van rápidos, y tras finalizar esta gira con este último concierto la catalana ya piensa en su futuro, que viene de la mano de un próximo disco. Sin desvelar nada de ello, esta noche la joven ha avanzado que la exitosa “Berlín” –“será la primera que entre en el disco”- y la reciente “Formentera” en colaboración de Nicky Niccole.

La primera de ellas, interpretada esta noche, ha puesto en pie a todo el público joven y no tan joven para acompañar a la artista con la coreografía de Tik Tok que ella creó para dicha canción. De la segunda “ha flipado” con que la gente se la supiera ya, ya que salió hace solo tres días.

Con los asistentes ya inmersos en su loco universo, Aitana ha abierto el tarro de los remixes a mitad del concierto con “Mándame un audio”, su colaboración con los zaragozanos Fresquito y Mango. Tras ella, le han seguido los dos sencillos que tiene junto a la banda colombiana Morat, “Presiento” y “Más de lo que aposté”.

La primera gran sorpresa de la noche llegaba de la mano de Vanesa Martín para interpretar la primera balada del evento con la canción “Con la miel en los labios”. “Qué alegría más grande estar aquí, ver el WiZink así de lleno y dejar conocerme a tu público”, apuntaba la malagueña. A sus 22 años, Aitana aún conserva a la niña fan que lleva dentro: “Agradezco que estés aquí esta noche para compartir tu talento con todos nosotros”.

“Tu foto del DNI”, una canción de corte pop-punk que comparte con su mejor amigo de la infancia Marmi, ha puesto a todo el público a saltar y corear una de las canciones más escuchadas de estos últimos meses.

Si en el concierto de Barcelona fue Pablo Alborán el encargado de poner el sentimentalismo, aquí en Madrid ha sido Pablo López para cantar junto a ella una de sus canciones más aclamadas “Vas a quedarte”. Y el broche de oro de las colaboraciones lo puso Zzoilo con el remix de este “Mon Amour”.

Con este último concierto de “11 razones Tour”, Aitana cierra una de las etapas profesionales más importantes de su carrera, una gira que ha marcado su futuro en la música y que solo ha sido el inicio de las muchas que le quedan.

Sin embargo, no ha sido un camino de rosas, ya que ha tenido que enfrentarse a las modificaciones de fechas por el Coronavirus, a las restricciones de seguridad por la pandemia y a una aguda laringitis que le obligó a cancelar un concierto y a aplazar dos. “Nos vemos pronto, esto no es un adiós”, decía antes de poner fin a esta cita.

Silvia García Herráez

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí