Bruselas,- Unas 3.800 personas se manifestaron este martes en Bruselas, según los cálculos de la policía local, para protestar contra la vacunación obligatoria del personal sanitario que el gobierno belga pretende impulsar.

La protesta, organizada por varios sindicatos de la función pública y que pasó por la sede del ejecutivo del país, se enmarca en una semana de movilizaciones que los convocantes llevan realizando en Bruselas, con concentraciones regulares frente a la oficina del ministro de sanidad.

Esta vez, los manifestantes lanzaron petardos, en una movilización marcada por las batas blancas que lucían muchos concentrados y por la presencia de pancartas que lucían consignas como «Mi cuerpo, mi elección», «Un plan contra la escasez de enfermeras ahora», «La verdadera emergencia no es despedir» o «Salvar nuestro sistema de salud en lugar de despedir».

El gobierno de Bélgica espera aprobar en las próximas semanas un proyecto de ley que prevé retirar a partir del 1 de abril la licencia profesional a todos los sanitarios que previamente se hayan negado a vacunarse.

No inmunizarse contra la COVID-19 conllevaría la prohibición de ejercer el oficio, en una medida que afectará tanto a médicos como a enfermeros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí