Moscú,- El presidente ruso, Vladímir Putin, inauguró hoy el congreso que celebra los 20 años del partido del Kremlin, Rusia Unida, considerado por sus detractores una máquina burocrática y clientelar a imagen y semejanza del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS).

«Durante los últimos 20 años el partido ha defendido de manera firme posiciones patrióticas», dijo Putin en su intervención telemática ante los compromisarios de la formación oficialista.

Putin alabó a Rusia Unida por apoyar decisiones «históricas» vinculadas con el fortalecimiento de la soberanía rusa, la defensa de los intereses nacionales o el perfeccionamiento del sistema político.

El partido liderado formalmente por el expresidente Dmitri Medvédev apoyó en su momento la anexión de Crimea (2014), la intervención militar en Siria (2015) o la reforma de la Constitución (2020) para que Putin pueda presentarse a la reelección en 2024 y 2030.

Destacó también la contribución «decisiva» de Rusia Unida para superar «los riesgos mortales» que amenazaban hace 20 años «la misma supervivencia de la Patria», en alusión a la lucha contra el separatismo y el terrorismo islamista.

A su vez, celebró la victoria en las elecciones legislativas de septiembre, en las que la formación oficialista renovó la mayoría constitucional, resultado denunciado tanto por los comunistas como por la oposición extraparlamentaria liderada por Alexéi Navalni, que cumple dos años y medio de cárcel.

«Dicho resultado es, sin lugar a dudas, muy significativa para nuestro país, para su estabilidad y desarrollo efectivo», dijo Putin.

La oposición denunció numerosas irregularidades durante los tres días de votación, en particular el fraude masivo en la votación electrónica.

Los comunistas, que acusan a Rusia Unida de arrebatarles con malas artes varios escaños en Moscú, han denunciado una campaña de persecución de sus miembros por parte de las fuerzas de seguridad por denunciar el fraude electoral.

Oposición, observadores electorales y las cancillerías occidentales pusieron en duda la mayoría constitucional de Rusia Unida, al que los sondeos otorgaban antes de los comicios una intención de voto de menos del 30 %.

Tras sustituir al primer presidente ruso, Boris Yeltsin, Putin acudió a sus primeras elecciones en marzo de 2000 con el respaldo del partido Unidad.

Con el fin de articular el apoyo de todas las elites burocráticas tanto centrales como regionales, Unidad se fusionó al año siguiente con Patria, del alcalde Yuri Luzhkov, y el movimiento de gobernadores Toda Rusia.

Desde entonces, el partido cuyo símbolo es el oso, ha ganado todas las elecciones parlamentarias con mucha ventaja sobre comunistas y nacionalistas, dejando a la oposición liberal al Kremlin fuera del arco parlamentario.

El punto más bajo de Rusia Unida se produjo en diciembre de 2011, tras las denuncias de fraude en las elecciones legislativas en favor de los candidatos oficialistas.

Dichas denuncias desembocaron en las mayores protestas contra el Kremlin desde la caída de la Unión Soviética. Su líder fue Navalni, quien sacó a la calle a más de 100.000 personas, movimiento que fue duramente reprimido en cuanto Putin regresó al Kremlin en mayo de 2012.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí