Roma, 2 dic (EFE).- El papa Francisco emprendió hoy su tercer viaje internacional de este año con destino a Chipre y a Grecia para mantener encuentros con los representantes de la Iglesia ortodoxa y poner el foco en el drama de la migración, y lo hizo en un vuelo de la compañía ITA Airways, la sucesora de Alitalia.

En los 179 viajes realizados por los pontífices, por primera vez no será Alitalia la compañía que traslade al papa, ya que esta dejó de operar el pasado 15 de octubre debido a sus problemas económicos y su lugar fue tomado por una nueva aerolínea que nació gracias a la inversión estatal: Italia Transporte Aéreo (ITA).

El vuelo papal despegó a las 11.05 horas (10.05 GMT) de Roma Fiumicino con destino a Larnaca, en Chipre, en un Airbus A320 con una librea de celebración en la que se lee: “Nacido en 2021”, creada especialmente por Ita Airways para celebrar el inicio de las operaciones de vuelo.

El papa Francisco saludó en la escalerilla al presidente ejecutivo de ITA Airways, Alfredo Altavilla; el director gerente, Fabio Maria Lazzerini, y la directora comercial, Emiliana Limosani.

Con el pontífice, además de la delegación papal, viajan cerca de 77 representantes de medios italianos e internacionales, entre ellos EFE.

A su llegada, el papa será recibido a pie de la escalerilla por el presidente del Parlamento, algunos niños le ofrecerán flores vestidos con trajes tradicionales y se producirá la tradicional presentación de las delegaciones.

El primer acto del papa en Chipre será el encuentro con el clero del país, donde los católicos no superan el 1 por ciento de la población, en la catedral maronita de Nuestra Señora de la Gracias.

Posteriormente, acudirá al palacio presidencial para reunirse con el presidente de la República, Nicos Anastasiades, y después ofrecerá un discurso a las autoridades en el que se espera que pida diálogo para encontrar una solución a la división de la isla tras la ocupación turca en 1974.

Esta mañana, antes de dejar el Vaticano, Francisco y su limosnero, el cardenal Konrad Krajewski, saludaron a 12 refugiados que ahora residen en Italia procedentes de Siria, el Congo, Somalia y Afganistán. Todos pasaron en los últimos años por el campo de Lesbos y entre ellos figuraban algunos de que viajaron desde la isla griega con el pontífice en el avión papal en 2016.

Después, el papa se detuvo en la Parroquia de Santa María de los Ángeles, cerca del aeropuerto de Fiumicino, donde oró ante la imagen de la Virgen de Loreto y se encontró con otros 15 refugiados acogidos por la parroquia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí