Miami,- La poeta Melissa Lozada-Oliva hace un conjuro para revivir a la cantante estadounidense Selena Quintanilla en su primer libro, la novela en verso «Dreaming of you», con el que exorciza sus propios miedos y inseguridades en el amor y el sexo.

En su ópera prima, la joven escritora radicada en Nueva York se pone a sí misma como protagonista, una poeta embarrada en la soledad y el desamor que decide devolver a la vida a su mito juvenil, la reina del Tex-Mex que ella escuchaba cuando su hermana ponía su música en casa y ella veía la película sobre la estrella latina protagonizada por Jennifer López.

En entrevista con Efe, Lozada-Oliva califica «Dreaming of you», titulado en honor al quinto y póstumo álbum de Selena, como un «libro embrujado» de versos viscerales con los que se propone «confrontar» todas sus angustias, sus anhelos y los errores de su vida.

EL SEXO Y LA VERGÜENZA

Porque su yo literario y su aventura con Selena Quintanilla sirven de hilo conductor para que la autora hable de ella misma, de su vida, su familia y sus miedos, especialmente los relacionados con el sexo y las relaciones sentimentales.

«El sexo rápidamente se puede tornar en algo que produce mucho miedo», dijo sobre una parte del libro donde se habla más del amor, en la que se quiso colar entre el «espacio que hay entre el amor y el horror» y su relación directa con la «vergüenza».

Pero también es un reflejo de las latinas en general, con el enorme peso que tienen para muchas de ellas la familia y la religión.

Y, de nuevo, el sexo y la obligación moral que procede de ese «sentimiento machista» de que las jóvenes no deben tener sexo y deben permanecer «vírgenes y puras todo lo más que se pueda».

«Y Selena exploró eso también, con su música y su cuerpo, con todo lo que hablaba de deseo o cuánto mostraba su cuerpo», dijo sobre una artista que, estimó, supuso una revolución en Estados Unidos por su estilo en una época, los primeros años de la década de 1990, en la que casi era la única cantante hispana que presumía de «cuerpo latino».

SELENA COMO ROL EMPODERADOR

Y eso, dijo, marcó a aquella generación de mujeres latinas que se sirvieron de su figura para empoderarse, convirtiéndola en un mito que se ha mantenido 26 años después de su muerte, incluso para jóvenes «mileniales» como la autora, que la admira desde hace años.

«No sé por qué algunas personas se quedan contigo para siempre, pero con ella ha sido así», indicó sobre esta figura «tan carismática» y talentosa. «Había algo de tentador en ella, porque era rebelde, era diferente».

Y aquí entra en juego también su educación religiosa, marcada por la influencia de sus padres, de orígenes colombiano y guatemalteco, y de cuando dejó de creer en Dios al divorciarse sus progenitores cuando ella tenía 12 años, aunque siguió manteniendo su devoción por otros «dioses» como la propia Selena.

En el libro, publicado el pasado 26 de octubre, Lozada-Oliva se lleva a la resucitada Selena Quintanilla a una fiesta de Halloween donde todos van disfrazados como la estrella latina y nadie se da cuenta de quién es ella en realidad, aunque finalmente termina brillando con luz propia.

La autora, que estudió poesía en la Universidad de Nueva York y forma parte de la banda musical “Meli and the Specs”, reconoció que estaba «obsesionada» con ese sentimiento de pasar inadvertida, pero que al final es reconocida por ser como ella misma es.

Explicó que «Dreaming of you» -en el que también aparecen como personajes Abraham Quintanilla, padre de Selena, y Yolanda Saldívar, quien asesinó a la cantante el 31 de marzo de 1995 cuando la intérprete tenía 23 años- surgió en un momento en que ella estaba enamorada y escribía unos poemas de amor que, se dio cuenta, se parecían a las composiciones de la propia texana, algo que la conectó todavía más a la cantante de «Bidi bidi bom bom».

Se trata de un libro escrito en diferentes planos, tanto estilísticos como de formato, que refleja a la propia autora, que se reconoció tan «caótica» como una obra que ya está en su segunda edición.

Pero antes de «romper con las reglas», explicó, quiso conocer las normas tradicionales de la poesía y hacerlo a conciencia.

Álvaro Blanco

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí