Bangkok.- La junta militar de Birmania (Myanmar) justificó este martes la liberación del periodista estadounidense Danny Fenster, detenido en mayo y condenado a 11 años de cárcel, por razones humanitarias y para mantener «relaciones amistosas» entre ambos países.

A través del diario oficialista The Global New Light of Myanmar, las autoridades birmanas aseguraron hoy que el indulto y la liberación este lunes de Fenster se llevaron a cabo con el fin de «mantener relaciones amistosas entre ambos países y hacer hincapié en motivos humanitarios».

En una breve nota, el diario revela que el indulto del periodista de 37 años, que fue arrestado el pasado mayo cuando trataba de salir del país, se hizo tras la petición del el exgobernador estadounidense Bill Richardson además de los japoneses Hideo Watanabe y Yohei Sasakawa, presidente de la Asociación Amistad Japón Birmania y en el enviado para la reconciliación nacional de Birmania, respectivamente.

La imagen de la reunión entre el general Min Aung Hlaing reunido con Richardson ayer en la capital birmana, Naipyidó, ocupó hoy la portada del medio oficialista.

El secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken, contó en Twitter que habló con Fenster después de su liberación cuando estaba «de camino a reunirse con su familia en EE.UU».

«Espero darte la bienvenida en casa, Danny», dijo Blinken.

Fenster, que salió ayer hacia EE.UU vía Catar, fue sentenciado el pasado viernes a 11 años de prisión por distintos delitos, entre ellos el de violar una ley que castiga a quien trate de deslegitimar a la junta militar, que tomó el poder en un golpe de Estado el pasado 1 de febrero.

El reportero, que fue arrestado el pasado mayo cuando trataba de salir del país, ha sido liberado tras una campaña internacional, incluida la visita reciente al país de Richardson, que se reunió con el jefe de la junta militar, Min Aung Hlaing.

Fenster trabajó desde mediados de 2019 hasta julio de 2020 en el medio birmano Myanmar Now y, desde entonces, pasó a formar parte de la plantilla de Frontier Myanmar.

Tras un oscuro proceso judicial, el periodista fue condenado a tres años de cárcel por tratar de deslegitimar a la junta militar, a otros tres por asociación ilegal y cinco años por quebrantar la Ley de Inmigración.

Además de estos cargos, Fenster estaba también acusado de sedición y terrorismo.

Los cargos se basan en la acusación de que estaba trabajando para la publicación en inglés Myanmar Now, ilegalizada por la junta militar después del golpe de Estado, a pesar de que el periodista había abandonado el medio en julio de 2020.

Otros tres periodistas extranjeros -el estadounidense Nathan Maung, el polaco Robert Bociaga y el japonés Yuki Kitazumi- fueron detenidos anteriormente por la junta militar, pero ya han sido deportados a sus respectivos países.

Según datos de la ONG Reporteros Sin Fronteras, desde el golpe de Estado más de un centenar de periodistas han sido detenidos por las fuerzas de la junta militar, mientras que es complicado determinar cuántos permanecen en prisión tras la amnistía decretada en octubre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí