Roma,- El Gobierno italiano permite desde hoy a las ciudades prohibir las manifestaciones en sus centros históricos y otras áreas «sensibles», una medida que responde a las numerosas y agitadas protestas por la pandemia.

La ministra del Interior, Luciana Lamorgese, envió esta noche a todos los delegados del Gobierno del país una directiva en la que se alega que estas medidas son necesarias ante las frecuentes manifestaciones contra las vacunas y el certificado sanitario.

Algunas de estas marchas son especialmente tensas en ciudades como Milán, Trieste (norte) o la capital, Roma, donde en la noche del 9 de octubre neofascistas atacaron la sede del Gobierno y asaltaron la de un sindicato aprovechándose de una protesta contra las vacunas.

Aunque en un primer momento se avanzó la posibilidad de que se prohibieran las manifestaciones en los centros de las ciudades, al final Interior se ha limitado a indicar que sean los delegados del Gobierno y los alcaldes quienes impongan limitaciones caso por caso.

En concreto les pide que estudien cada protesta y que identifiquen «áreas urbanas sensibles» que «podrán ser objeto de prohibición temporal de manifestaciones públicas».

Esa prohibición deberá seguir el «principio de proporcionalidad» y las protestas se llevarán a cabo en otras zonas, en respeto del derecho a la libre manifestación garantizado por la Constitución.

El Ministerio explica que para asegurar la defensa del orden público se podrán permitir las protestas en «modo restrictivo» como «por ejemplo» en formato concentración, es decir, estática, o con recorridos «idóneos» para evitar los centros neurálgicos.

Estas disposiciones estarán en vigor mientras dure el estado de emergencia, que por el momento expira el 31 de diciembre. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí