Roma,- El papa Francisco recordó hoy a los tres frailes capuchinos Benet, de Santa Coloma de Gramenet; Domènec, de Sant Pere de Riudebitlles; y Josep Oriol, de Barcelona, asesinados durante la guerra civil en Manresa y beatificados ayer en España, y deseó que sean ejemplo para que los cristianos mantengan su fe también en momentos difíciles.

«Su ejemplo ayude a los cristianos de hoy a ser fieles a su vocación, también en los momentos de dificultad», dijo Francisco, tras el rezo del Ángelus.

El papa reconoció la valentía y la perseverancia de estos tres mártires, «asesinados en la persecución religiosa», recordó el pontífice.

El proceso de beatificación de estos tres capuchinos, asesinados en 1936, comenzó el 18 de abril de 1955 y siguió el proceso canónico hasta que el 24 de enero 2020, el papa Francisco aprobó de manera oficial su beatificación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí