Moscú.- El presidente ruso, Vladímir Putin, llamó hoy reforzar la defensa aeroespacial ante el avance de la OTAN hacia las fronteras del país y el aumento de la presencia de la flota aliada en el Báltico y el mar Negro.

«Debemos seguir perfeccionando el sistema de defensa aeroespacial. Esto está directamente relacionado con el desarrollo por parte de las grandes potencias de prometedores sistemas ofensivos», dijo Putin en una reunión con la plana mayor del ministerio de Defensa y la industria militar transmitida por la televisión pública.

Putin subrayó que esto lo exige la actual situación político-militar, incluido la «creciente intensidad de los vuelos de la aviación de la OTAN cerca de Rusia».

«Y también la presencia en aguas del Báltico y el mar Negro de buques de la Alianza con misiles dirigidos», añadió.

Aseguró que de la preparación y equipamiento de la defensa aeroespacial depende la seguridad del país y el mantenimiento de «la paridad estratégica».

Por ello, la defensa aeroespacial debe ser capaz de detectar «a grandes distancias» objetivos hipersónicos y balísticos de todas las clases y después destruirlos «durante toda la trayectoria de vuelo».

En presencia del ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, aseguró que Moscú es consciente de que «algunos colegas extranjeros no dejan de intentar romper la paridad» estratégica.

Entre otras cosas, comentó, «con el despliegue de elementos de la defensa antiaérea global muy cerca de nuestras fronteras».

«No podemos no percibir esas amenazas para la seguridad de Rusia y reaccionaremos adecuadamente a la situación creada», apuntó.

Recordó los planes de Estados Unidos de desplegar misiles de corto y medio alcance en Europa, lo que representa «un gran peligro y amenaza» para Rusia.

«Ahora, como saben, un buque de EEUU (USS Mount Whitney) se ha adentrado en el mar Negro. Podemos mirarlo rápidamente con unos prismáticos o a través de la mirilla de los sistemas de defensa correspondientes», comentó.

En los últimos cuatro años destacó que las Fuerzas Armadas han recibido 25 sistemas antiaéreos S-400, más de 70 cazas, además de más de una veintena de sistemas modernizados S-300 y 90 aparatos letales.

En cuanto a la Armada, recibió medio centenar de buques y lanchas guardacostas, nueve sistemas de defensa costera y diez aparatos letales.

Putin subrayó que el objetivo es que para 2027 el 80 % del armamento sea moderno, lo que incluirá próximamente los nuevos S-500.

Recientemente Shoigú lanzó una dura advertencia a la OTAN y a Alemania, en particular, por los planes de contener a Rusia con el despliegue de armamento y tropas cerca de sus fronteras.

«La ministra de Defensa alemana (Annegret Kramp-Karrenbauer) debería saber bien cómo algo similar acabó para Alemania y Europa», dijo, en alusión a la derrota nazi en la Segunda Guerra Mundial.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, anunció hace dos semanas un nuevo plan de defensa que incluye inversiones en armamento moderno y la mejora del sistema de disuasión nuclear, pero subrayó que el bloque «no tiene ninguna intención de desplegar nuevos misiles nucleares terrestres en Europa».

Hoy se cumplía el plazo para el cierre de las oficinas de enlace militar y de información de la Alianza en la capital rusa exigido por Moscú tras la expulsión de ocho diplomáticos rusos de Bruselas.

Además, el lunes también debía cerrar sus puertas la misión permanente de Rusia ante la OTAN, bloque occidental con el que la cooperación es ya inexistente, según el Kremlin.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí