Redacción Deportes,- Las dos primeras finales de los campeonatos del mundo de gimnasia rítmica que se disputan en Kitakyusho (Japón) tuvieron una triunfadora indiscutible, la rusa Dina Averina, que ganó el oro en las modalidades de aro y pelota.

Averina, subcampeona olímpica, empezó de la mejor manera posible esta cita mundialista en la que intenta resarcirse de su derrota en los Juegos Olímpicos de Tokio, en los que fue subcampeona pese a que sus tres títulos mundiales la hacían favorita al oro.

Dina lidera, además, la ronda de clasificación del concurso completo en el ecuador de la competición. Con 56,725 puntos está por delante de su hermana Arina, con 55,700, y de la bielorrusa Alina Harnasko, bronce olímpico, con 54,475.

Los ejercicios clasificatorios de mazas y cinta determinarán el jueves, además de las finalistas de esos aparatos, las del concurso general del próximo sábado.

En la final de aro, la rusa mostró una superioridad traducida en casi dos puntos en la nota final. Fueron 27,750 puntos para ella, por 25,950 para la bielorrusa Alina Harnasko y 25,850 de para la italiana Sofia Raffaeli, debutante en un mundial de categoría absoluta a sus 17 años.

Los 18,800 de dificultad del ejercicio de Averina le garantizaban la victoria salvo error grave: la siguiente gimnasta con un ejercicio más complejo, Raffaeli, partía de 17,500.

La otra gemela Averina, Arina, fue sexta con 24,950 puntos.

El aro fue el único aparato en el que Dina no ganó el oro en la anterior edición de los mundiales, en Bakú 2019, cuando fue bronce.

No fue menor su dominio en la final de pelota, con 29,125 puntos (20,100 de dificultad) que resultaron inalcanzables para Arina, segunda con 27,675, y para Harnasko (27,300) pese a un ejercicio de enorme belleza y riesgo.

Las gemelas rusas, vigiladas de cerca por la presidenta y directora técnica de su federación, la exigente Irina Viner, mostraron durante toda la competición un aspecto apesadumbrado, con gestos serios y sin apenas sonreir pese a sus buenos resultados.

Las dos medallas de Dina Averina elevan a 18 sus podios en campeonatos del mundo, tras comenzar su racha triunfal en el año 2017. Su gemela tiene una docena.

En las dos finales de esta jornada fue cuarta la búlgara Boryana Kaleyn.

No participa en los mundiales la israelí Linoy Ashram, que dio la campanada en los pasados Juegos de Tokio al hacerse con el oro, primer título no ruso desde el ganado en 1996 por la ucraniana Ekaterina Serebranskaya.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí