Redacción Internacional.- El primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok, detenido hoy por un grupo de militares golpistas, ha mostrado durante su breve mandato su intención de reformar los cuerpos militares y de seguridad del país para terminar de desmantelar el régimen del exdictador Omar al Bashir.

Hamdok fue designado primer ministro de Sudán en agosto de 2019 por el Consejo Soberano, órgano de gobierno integrado por civiles y militares que tomó las riendas del país tras el derrocamiento de Omar al Bashir en abril de ese año.

La propuesta para su nombramiento vino de la principal alianza de la oposición civil que jugó un papel fundamental en la revuelta, las Fuerzas de la Libertad y el Cambio.

Al tomar el poder, Hamdok, desde el palacio presidencial de Jartum, aseguró que «el marco de su programa de transición sería el lema «Libertad, Paz y Justicia», la consigna de la revolución «más grande de la historia moderna» en Sudán.

En marzo de 2020, tras un atentado contra el convoy en el que se desplazaba por Jartum y en el que resultó ileso, Abdallá Hamdok aseguró que lo sucedido no iba «a parar el camino hacia el cambio».

El 21 de septiembre pasado, después de que el Ejército anunciara que habían abortado una intentona golpista, Hamdok afirmó en un mensaje televisado la importancia de reformar los cuerpos militares y de seguridad del país para terminar de desmantelar el régimen del exdictador Omar al Bashir, a cuyos remanentes culpó de la asonada fallida.

Durante su breve mandato, Hamdok ha mostrado la disposición de su Gobierno a cooperar con la Corte Penal Internacional (CPI) para facilitar la comparecencia de los acusados de crímenes de guerra y de lesa humanidad en la región de Darfur (oeste), entre ellos el propio Al Bashir.

También logró que en diciembre de 2020 Estados Unidos sacara a Sudán de la lista negra de países que patrocinan el terrorismo, un paso celebrado por el primer ministro sudanés como una emancipación «del bloqueo internacional y mundial» impuesto a Sudán durante las pasadas décadas.

Abdalá Hamdok, nacido en 1956, oriundo de la región de Kordofán del Sur y licenciado y experto en economía, fue vicesecretario de la Comisión Económica de la ONU para África (UNECA) desde 2011 hasta 2018, y anteriormente ocupó otros puestos dentro de esta organización internacional.

En septiembre de 2018, poco antes de que comenzaran las protestas contra Al Bashir en Sudán, rechazó el nombramiento como ministro de Economía, cargo para el que le había designado el expresidente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí