Londres,- Varios de los principales productores de combustibles fósiles y de ganadería vacuna, como Brasil y Argentina, están presionando para modificar un informe clave sobre la crisis climática y rebajar la amenaza del calentamiento global, según documentos filtrados este jueves por investigadores de Greenpeace.

Se trata de más de 30.000 documentos remitidos por gobiernos, empresas y otras partes interesadas a los científicos encargados de elaborar el informe de Naciones Unidas sobre la mejor manera de atajar la crisis climática, de cara a la cumbre del clima COP26, que se celebrará en noviembre en Glasgow (Escocia).

Esta información, a cargo del equipo «Unearthed» de Greenpeace y que este grupo remitió hoy a Efe, señala que algunos de los mayores productores de carbón, petróleo, carne de vacuno y alimentos para animales, tratan de influir porque el análisis sobre la crisis climática puede amenazar los intereses de sus industrias.

Según las revelaciones, estos países buscan presionar ante el grupo de trabajo III del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, en inglés), cuya misión es aportar, cada seis a siete años, datos científicos concretos para la mitigación del cambio climático, y cuyo próximo informe se espera para la segunda mitad de 2022.

Los científicos del IPCC, señala la información remitida por Greenpeace, no tienen la obligación de aceptar los comentarios de los gobiernos, pero permite conocer las posiciones que están adoptando las naciones líderes entre bastidores.

Según la filtración, los productores de combustibles fósiles, incluidos Australia, Arabia Saudí y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), están presionando al IPCC para que elimine o debilite la conclusión clave de que el mundo necesita eliminar rápidamente los combustibles fósiles.

Brasil y Argentina, dos de los mayores productores mundiales de carne de res y piensos, han estado presionando a los autores del IPCC para que eliminen los mensajes sobre los beneficios climáticos de promover dietas «basadas en plantas» y de frenar el consumo de carne y lácteos, indica la filtración.

El Gobierno australiano solicitó ser eliminado de una lista de los principales productores y consumidores de carbón del mundo, a pesar de que Australia fue el quinto mayor productor de carbón del mundo entre 2018 y 21, con el argumento de que no consume tanto carbón como otros países, añade la información.

La directora ejecutiva de Greenpeace International, Jennifer Morgan, dijo este jueves que se puede ver «cómo un pequeño grupo de países productores de carbón, petróleo y carne continúan anteponiendo las ganancias de algunas industrias contaminantes a la ciencia y al futuro de nuestro planeta».

«En lugar de eliminar gradualmente los combustibles fósiles y la producción insostenible de carne, están utilizando cada oportunidad para proteger sus intereses corporativos y continuar con los negocios como de costumbre mientras el planeta arde», añadió.

Según Morgan, la prueba clave para los líderes mundiales es «si están de acuerdo o no en eliminar rápidamente los combustibles fósiles (…) La historia no será amable con ellos si fracasan, y estaremos observando «.

La cumbre de la COP26 aspira a mantener vivo lo consensuado en el Acuerdo de París (2015), que busca mantener el aumento de la temperatura global promedio por debajo de los 2 grados centígrados, y perseguir esfuerzos para limitar el incremento a 1,5 grados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí