Naciones Unidas,.- España es el país europeo con mayor prevalencia de trastornos mentales en niños y adolescentes entre 10 y 19 años, según el último informe sobre el «Estado Mundial de la Infancia 2021», publicado por Unicef y que este año llama la atención sobre la salud mental de la infancia y advierte que no se está haciendo lo suficiente para abordar esta situación.

Este informe, elaborado con datos prepandémicos de 2019, calcula que el 20,8 % de los jóvenes entre esas edades sufren trastornos mentales como depresión, ansiedad, trastorno bipolar, desórdenes alimenticios, algún tipo de autismo, desórdenes de conducta, déficit de atención o esquizofrenia, entre otros.

Unicef habla de 982.291 jóvenes en esta situación, con un porcentaje levemente superior en el caso de las niñas.

Por detrás de España, se sitúan Portugal (19,8 % de los niños-adolescentes), Irlanda (19,4 %), Suiza (18,7 %) y Austria y Noruega (18,2 %) como los países con una mayor prevalencia de trastornos mentales en este rango de edades; los países con menor porcentaje son Polonia, República Checa, Hungría, Rumanía, Bulgaria y Eslovaquia.

Según estos datos, la prevalencia en España de este tipo de trastornos se sitúa 5 puntos por encima de la media europea, que está en el 16,3 % y 8 puntos más que la media mundial, que es del 13,2 %.

«La pandemia de covid-19 ha suscitado una gran preocupación por la salud mental de una generación de niños y niñas. Sin embargo, puede que la pandemia represente solo la punta del iceberg de la salud mental, un iceberg que hemos pasado por alto durante demasiado tiempo», asegura el Fondo la ONU para la Infancia en el informe difundido hoy.

El documento también se detiene en el suicidio y señala que es la segunda causa de muerte en jóvenes de entre 15 a 19 años, solo superado por los accidentes de tráfico, y que cerca de 1.200 niños y niñas de entre 10 y 19 años se quitaron la vida en Europa en 2019.

El suicidio afecta más a los varones, y principalmente los adolescentes: así, el 71 % de quienes se quitaron la vida en la franja de edad 15-19 eran varones, y en la franja 10-14 lo era el 59 %.

En cuanto al tipo de trastornos, la ansiedad y los trastornos depresivos afectan más a las niñas: suponen el 70,1 % de los desórdenes que sufren las muchachas de entre 10 y 19 años, mientras que en el caso de los varones esa cifra baja al 39,9 %.

Para las jóvenes, los trastornos de conducta (13 %), el déficit de atención y la hiperactividad (10,4 %) y los trastornos alimentarios (5 %) son los que tienen más prevalencia.

En el caso de los jóvenes, a la ansiedad le siguen el déficit de atención y la hiperactividad (28,6 %), los trastornos de conducta (23,1 %) y los trastornos relacionados con el autismo (6,1 %).

Unicef subraya la necesidad de invertir en comunicación para poner fin al «estigma» y «romper el silencio relacionado con la salud mental y velar por que se tenga en cuenta la opinión de los jóvenes, especialmente la de quienes han sufrido trastornos de salud mental».

«Necesitamos escuelas en las que se atiendan las necesidades sociales y emocionales de los niños y niñas; debemos sacar a la salud mental del “silo” en el que se encuentra sumida en los sistemas de salud y abordar las necesidades de los niños y niñas, las y los adolescentes y los cuidadores en una variedad de contextos, entre ellos la crianza, la educación, la atención primaria de salud, la protección social y la respuesta humanitaria», subraya el informe.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí