Los Ángeles, (EE.UU– Los centros de votación acaban de cerrar en el estado de California (EE.UU.), que este martes ha convocado a sus residentes a las urnas para decidir el futuro de su gobernador, el demócrata Gavin Newsom.

La jornada electoral ha transcurrido sin incidentes, aunque empañada por las acusaciones sin fundamento de fraude por parte de los contendientes republicanos y del propio expresidente estadounidense Donald Trump.

Las atípicas elecciones de este martes en uno de los estados más progresistas de Estados Unidos terminaron con una participación normal para esta clase de convocatorias, que en horas de la tarde apuntaban a un 44 % de los más de 22,3 millones electores habilitados.

La votación comenzó hace casi un mes por correo y culminó este martes con electores que acudieron a votar en persona.

Algunos de los candidatos republicanos sembraron dudas sobre el voto por correo, como el favorito en caso de revocatoria de Newsom, el comentarista radiofónico Larry Elder, que denunció sin pruebas un posible fraude.

Unas acusaciones que asumió Trump, que hoy dijo en un comunicado que las elecciones en California «están totalmente manipuladas».

La maquinaria electoral demócrata y los activistas que defienden a Newsom también alentaron hasta el último minuto a los votantes a acudir las urnas.

Desde las elecciones presidenciales del 2020, en California todos los votantes registrados reciben una boleta para votar por correo en las elecciones, una medida alentada por el mismo Newsom como parte de las medidas para tratar de contener la propagación del coronavirus en el estado.

Las encuestas mostraban una ventaja significativa para el gobernador Newsom, con un 57 % de los californianos en contra de la destitución y un 41,5 % en favor, según la media ponderada que elabora la web especializada FiveThirtyEight.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí