Marbella (Málaga).- Entre miradas de turistas curiosos y cámaras de prensa, pasaron -y posaron- en la alfombra roja los rostros más populares de la novena edición de la gala benéfica Global Gift, de la que es fundadora la actriz María Bravo y el evento solidario que cierra el verano en Marbella (Málaga).

De las primeras personas en llegar al Marbella Arena, antigua plaza de toros con fachada de ladrillo, su organizadora, quien lo hizo acompañada de uno de los premiados, el cineasta británico afincado en Miami Barry Skolnick, con quien Global Gift comparte proyectos.

Enfundada en un elegante vestido rosa fucsia con pedrería al cuello y ligera cola; la actriz, a quien la ciudad malagueña de Estepona acaba de dedicar una plaza, recibió a pie de alfombra a sus invitados.

SOÑAR EN GRANDE Y TRABAJAR DURO

En su cara, una gran sonrisa, sabedora de que había llegado una “noche importante después de un año y medio sin organizar galas” con las que recaudar fondos y recordó a su madre por inculcarle estos valores y hacerle sentir que “se puede ser lo que uno quiera, sólo hay que soñar en grande y trabajar duro”.

La ausencia más destacada de la jornada, la de la actriz estadounidense Eva Longoria, habitual en esta cita veraniega y a la que une una estrecha amistad tanto con María Bravo como con el actor puertorriqueño y uno de los anfitriones de la noche, Amaury Nolasco.

“Eva -Longoria- se encuentra bien de salud pero está triste por no estar aquí”, aseguraron Nolasco y Bravo, quien confesó -con pesar- que a la tejana se le habían saltado las lágrimas por no asistir a una cena a la que está muy vinculada.

Luis Fonsi, el tercero de los anfitriones de una velada en la que su fundación compartirá con Global Gift lo recaudado, acudió acompañado de su mujer la cordobesa Agueda López, que eligió un escotado vestido con transparencias y una gran abertura lateral.

EL CUADRO MÁS GRANDE, EL MÁS SOLIDARIO

El cuarto de los anfitriones, el artista británico Sacha Jafri, pintor de “El viaje de la humanidad -el cuadro más grande del mundo- vendido en marzo en una subasta en Dubai por 62 millones de dólares y cuyos beneficios se han destinado a Global Gift.

Entre los galardonados, la princesa Beatriz de Orleans, que posó con un sencillo vestido verde y unos grandes pendientes al estilo de la Marbella de siempre; tras lo cual agradeció un premio, que modestamente aseguró no merecer, y felicitó a María por su empeño en sacar adelante estas iniciativas.

En esta cena se puso en valor la labor solidaria del chef colombiano, Juan Manuel Barrientos, reconocido como “Joven Lider de Paz” tras llevar su cocina a zonas de conflicto de su país y ofrecer su experiencia en la capacitación de soldados heridos en combate y jóvenes desmovilizados de las guerrillas.

TEJER REDES PARA AYUDAR

“Apoyar a María y sus iniciativas” es el principal motivo por el que Barrientos quiso asistir a la gala de Global Gift y subrayó la importancia de “tejer redes entre fundaciones para desarrollar proyectos que ayuden a la gente”.

Entre los invitados, destacar la presencia en Marbella del empresario canario nominado al Premio Nobel de la Paz, Ray Cazorla; y del actor estadounidense Gary Dourdan, conocido por interpretar al investigador Warrick Brown en CSI.

La actriz y modelo española Jana Pérez y el joven “influencer” británico Braydon Bent, conductores del evento; la cantante británica Tallia Storm y la mexicana Angélica de la Riva; o la Miss Mundo 2020, la almeriense Ana García, fueron otros de los que recorrieron esta alfombra.- Esther Gómez

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí