El inusual montaje teatral a cargo de una brillante ola de nuevos talentos,  montar a Ovidio, un clásico casi invendible hoy día.

 

José Rafael Sosa

Ser un director teatral, sobre todo si es  joven,  y  violar las cinco leyes no escritas del teatro, hay que  suponer que se tiene de frente a un atrevido.

Veamos:

El primero de los inexorables postulados no escritos del teatro establece: “No montes nunca piezas con talentos nuevos. No son conocidos  y el público no responderá al llamado de la incertidumbre”.

Otro de los postulados generalmente aceptados por todo director teatral con un mínimo de raciocinio es:

“Nunca montes una obra en verso. No le gustará a nadie”.

La tercera disposición que recomienda racionalidad en los proyectos teatrales, (del mismo modo no escrita), establece: “No montés teatro con efectos especiales. Eso se puede ver en el cine. En teatro es suficiente escenografía, buenos actores, un guión que venda y una buena agencia de relaciones públicas”.

La cuarta ley orientación establece: “Evita el montaje con elencos numerosos, porque es complicado, se puede crear un campo de batalla de egos y resulta empresarialmente  más costoso. Con dos o tres personajes, el asunto es rentable.

Y el quinto mandato del teatro que busca ser de impacto:  ”Nunca montes clásicos. Se les pasó su tiempo y no se ajustan a los tiempos modernos. Esopo lo tiene los mismos «likes» que «La maléfica». Lo Viejo y empresario racional lo sabe, aportará su patrocinio a algo tan pesado llevar a escena”.

 

Uno que las viola

 

Carlos E. Martínez no solo rompe las cinco leyes invisibles (pero reales) del teatro imposible o no conveniente, sino  que ofrece una muestra de lo que es capaz de hacer un espíritu creativo.

Martínez, se ha ocupado, con  un solo proyecto,  de desmentirlos todos.

Puntozeta, la compañía de Martínez, logró un notable y didáctico mensaje sobre avaricia, erotismo, resiliencia  en un impulso positivo para que la gente volviera al teatro tras la larga ausencia por la pandemia. Los patrocinadores que se atrevieron  fueron: Niveo, Kahkow y el Voluntariado Banreservas.

 

Una obra trascendente

Metamorfosis  se montó en la Sala Manuel Rueda de las Escuelas de Arte Escénico de Bellas Artes,  basada en los relatos mitológicos del poeta y dramaturgo romano Publio Ovidio Nasón,  autor Arte de amar y  Las metamorphosis, dos de sus obras  principales. Escribía generalmente teatro en verso.

Adaptada por la  dramaturga y productora norteamericana Mary Zimmerman, es una  continuidad de lo que había hecho antes con Las mil y una noche (1992),  Los cuadernos de Leonardo da Vinci (1994), La odisea (1999).

En 2002, con Metamorfosis,  ganó el Premio Tony  a mejor dirección de una obra de teatro.

La producción original se presentó en la ciudad de Nueva York en el 2001, siendo, tras el atentado del 11 de septiembre, constituyéndose  como inspiración y esperanza de la comunidad tras  el más terrible de los hechos de terror en Estados Unidos. Esa fue la obra que muchos dejaron de ver en la sala Manuel Rueda.

Los talentos

Los jóvenes talentos actúan, danzan y cantan en torno a una piscina en el centro del escenario, algunos de ellos con notable fuerza interpretativa tanto en sus diálogos como en sus interpretaciones musicales, en arte esencial para celebrar la vida,

Entre los defectos percibidos  esta la  sobreactuación innecesaria (la cual siempre es innecesaria), y algunas prisas en la vocalización.

Entre los aportes más memorables, están el desempeño en algunos monólogos y las interpretaciones de canciones por parte de los talentos femeninos.

Escénicamente la obra crea para crear un espacio atemporal, adecuado a la modernidad que se imprime a Ovidio.

La pieza expone con alta estética la avaricia del Rey Midas, el misterio de Eros y la travesía de Orfeo & Eurídice, llevando un valioso mensaje que sigue siendo actual..

Metamorfosis  es más que un buen empeño teatral de jóvenes deseosos de contar con un lugar en la escena y el respeto que deviene de esa inclusión. Es una muestra de que los imposibles son relativos. Debería volver a montarse.

Ficha técnica

Título: Metamorfosis

Dirección y producción: Carlos Martínez

Asistentes técnicos de  producción: Joanna Geraldes y Cristina Martínez.

Diseño de sonido: Rafael Ravelo,

Escenografía: Tracke Stage

Universo de luces: LuxArt.

Elenco: Jonathan Andrés, Ángela Bernal, Fernando Bruno, Alanna Cabrera, Chalía, Cheena Knela, Guille Martín, Jan Luis Pereyra, la soprano Laura Virginia Pernas & Edwin Rivera (Zeus).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí